¿Has escuchado la palabra bitcoin? Seguro que sí.

La primera y más famosa criptomoneda ha ocupado titulares en todos lados después de que su precio haya subido como la espuma. A principios de enero de 2017 su precio ya rondaba los 1000$ y a partir de ese día su crecimiento fue meteórico hasta llegar a los 19.000$ en diciembre de ese mismo año aunque actualmente su valor ha bajado considerablemente, situándose en los 6.500$.

Pero el bitcoin es más que los titulares de los medios de comunicación. Es tecnología, una moneda, matemáticas, economía.. todo en un pack. Es multifacético, muy técnico y todavía está en desarrollo. En el artículo de hoy vamos a arrojar un poco de luz sobre sus características y contestar algunas de las preguntas que mucha gente se hace.

Un poco de historia

Bitcoin fue inventado en 2009 por una persona (o grupo) llamado Satoshi Nakamoto. Su principal objetivo era crear un nuevo sistema de pago electrónico que fuera completamente descentralizado sin servidores centrales o autoridades de por medio.

Una vez llevada a cabo la idea y su funcionamiento, en 2011, Nakamoto compartió el código con otras comunidades de bitcoin para que lo utilizaran y estuviera al alcance de todo el mundo, después de eso, desapareció.

cajero monedas
Cajero donde poder comprar y vender bitcoins en Australia, Sydney

¿Qué es Bitcoin?

En pocas palabras, bitcoin es una divisa digital. No existen billetes ni monedas que puedas tocar. Es descentralizado, no hay gobierno, institución (por ejemplo bancos) o otra autoridad que lo controle. Los propietarios son anónimos; en vez de utilizar nombres, número de DNI o cualquier documento identificativo, bitcoin conecta compradores y vendedores a través de claves públicas y privadas. Y tampoco se consigue de la manera tradicional, el bitcoin se ‘mina gracias a ordenadores muy potentes conectados a internet.

¿Cómo se puede ‘minar’ un bitcoin?

Una persona (o grupo o compañía) ‘mina’ bitcoin al realizar una combinación de fórmulas matemáticas y al guardar las transacciones de la red bitcoin. Así es como funciona. Cuando alguien envía un bitcoin a otra persona, la red guarda esa transacción, esa transacción se comporta como un ‘bloque‘.

Los ordenadores que están ejecutando el software para poder minar, escriben estas transacciones en un ‘registro global’. Estos bloques se conocen en conjunto como ‘cadena de bloques’ o ‘blockchain‘, un registro donde están apuntadas todas y cada una de las transacciones que se han hecho desde el primer dia hasta el último.

esquema blockchain
Estructura del ‘blockchain’

Utilizando un software concreto y un hardware muy potente (y caro), los mineros convierten estos bloques en secuencias de código conocidas como ‘hash’. Este ‘hash’ tiene un lado desconocido, producir un ‘hash’ necesita muchos recursos y miles de mineros compiten entre sí para hacerlo. Solo el minero que lo haga antes que los demás se llevara el gato al agua, es decir, se le pagará.

Cuando se genera un nuevo hash, se coloca al final de la cadena de bloques, entonces es cuando se actualiza y se comparte a través de la red. Por todo ese proceso al hacer ese hash, el minero en cuestión recibe 12.5 bitcoins – lo cual a día de hoy tiene un valor aproximado de unos 75.000$. Este premio se irá reduciendo conforme pasen los años, ya que la cadena será más grande y cada vez queden menos bitcoins para minar.

¿Qué es lo que determina el precio del bitcoin?

Actualmente, el precio del bitcoin sube o baja dependiendo cuánto quiere la gente pagar por él. Muy parecido a cómo funcionan el precio de las acciones, todo se basa en la oferta y demanda.

En la programación que estableció Satoshi Nakamoto, se configuró que sólo 21 millones de bitcoins pueden ser minados – alrededor de 12 millones de bitcoins ya se han minado – así que hay un límite, como otros metales o piedras preciosas, pero no tiene valor en sí mismo. Esto hace que el bitcoin sea diferente a las acciones, las cuales tienen una relación directa con los beneficios actuales o futuros de una compañía.

Multitud de vendedores aceptan bitcoins como método de pago

Sin un gobierno o una autoridad central que controle la cantidad de bitcoins que hay en el mercado, el valor puede subir y bajar con mucha frecuencia. Por ello se considera un activo de alto riesgo por la especulación de su precio y su volatilidad.

Bitcoin ha hecho a Satoshi Nakamoto un billonario muchas veces, por lo menos en papel. Mucha gente que confió al principio en el proyecto se han convertido en millonarios. Los gemelos Winklevoss, compañeros de Zuckerberg en clase, hicieron una inversión importante en los primeros años de vida del bitcoin lo que ahora los ha convertido en billonarios.

¿Cómo comprar bitcoins?

Si estás dispuesto a asumir el riesgo que conlleva comprar bitcoins, hay un gran abanico de casas de cambio como por ejemplo Coinmama, CEX, Kraken y Coinbase – el más grande de todos – donde puedes comprar, vender y guardar bitcoins.

granja bitcoins
Equipos puestos en línea dedicados a ‘minar’ bitcoins

¿Qué puedo hacer con bitcoin?

Puedes usar bitcoins para comprar casi cualquier cosa en muchos vendedores, aunque la gran mayoría son pequeños comerciantes. Puedes venderlos o puedes guardarlos. Solo recordar que cualquier transacción de bitcoins no conlleva ningún recargo adicional pero al hacerlo a través de las casas de cambio normalmente suelen llevarse un tanto por ciento de la transacción.

¿Es legal tener bitcoins?

Si, es legal, siempre y cuando no hagas cosas ilegales con la moneda. De hecho los bitcoins eran la única divisa disponible en Silk Road, una página web ilegal de compraventa de multitud de servicios y cosas ilegales, la web fue cerrada por el FBI en 2013.

Aunque sea legal comprar y vender bitcoins, mineros y casas de cambio están operando en un sector vulnerable que en un futuro puede ser regulado por los gobiernos y echar por los aires millones de dólares de pequeños inversores.

El Bitcoin le va a hacer a los bancos lo que el email le hizo al correo postal.

– Rickard Falkvinge

¿Cuáles son los riesgos?

Dejando de lado el tema legal, tanto como inversión o divisa, el bitcoin es muy arriesgado. Cuando te levantas por la mañana, puedes saber casi con seguridad que puedes comprar con un euro, ya que fluctúa muy poco. El valor del bitcoin sin embargo es muy volátil y puede variar de una dia para otro, y si el mercado está movidito, de una hora a otra.

Las transacciones de bitcoins no se pueden rastrear para dar con sus clientes originales, son seguras y además utilizan tanto claves privadas como públicas para garantizar la anonimidad. Nunca puedes saber quien te esta vendiendo o a quién estás vendiendo bitcoins.

El robo también es un riesgo. Multitud de personas y compañías han sido atacadas con tal de hacerse son sus bitcoins. Mt. Gox, con base en Japón, perdió 750.000 bitcoins de sus clientes en 2014 y NiceHash perdió 60$ millones en diciembre de 2017. Hay muy pocas opciones de optar a un reembolso para recuperar las pérdidas. Una vez se realiza la transacción y se registra en la cadena de bloques, no hay vuelta atrás.

granja bitcoins
Granja ‘casera’ para minar bitcoins

¿Existen otras criptomonedas?

Si. Hay muchísimas, al ser digitales por naturaleza las divisas digitales han proliferado sin pausa durante todos estos años, es tal el ritmo que cada dia salen a la luz nuevas divisas digitales. Otras criptomonedas conocidas son Ethereum, Ripple y Litecoin.

¿Cuál es el futuro del bitcoin?

Nadie sabe cuál será el futuro del bitcoin. En la gran mayoría de países no está regulado pero en algunos como Japón, China y Australia están valorando regularizarlo. Muchos gobiernos no lo tienen como una prioridad y tampoco saben cómo lo pueden regular, ya que no tienen ningún control alguno sobre la moneda.

Desde aquí te recomendamos que si quieres invertir en bitcoins, inviertas dinero que no necesites, ya que es un activo muy volátil del cual de la noche a la mañana puedes pasar de tener una jugosa cantidad de dinero a quedarte en números rojos.

 


Fuentes