Llega el verano y su calor nos afecta a todos, pero no de la misma forma. A nuestros amigos con alas les afecta de forma especial y tienen poco margen de maniobra. Es por ello que debes proteger a tu ave ave del calor a toda costa.

En este artículo vamos hablar de los síntomas que puede sufrir un pájaro cuando tiene un golpe de calor, como evitarlos y poder disfrutar de un magnífico verano con nuestros amigos alados.

¿Cómo puedo saber si mi ave sufre un golpe de calor?

1. Temperatura corporal alta

El estrés por calor empieza cuando la temperatura ambiental alcanza los 26,7ºC y cuando la vida del animal peligra es cuando se alcanzan los 29,4ºC de temperatura ambiente.

Es importante comprobar el estado de nuestras aves a lo largo del día para evitar cualquier contratiempo más grave, especialmente los días más calurosos. Prevenir es esencial en nuestro caso.

2. Movimientos extraños

Si nuestra ave realiza movimientos extraños es que ha llegado a un punto que no soporta más el calor y está intentando librarse de ella de alguna forma, algunos movimientos que puede realizar son:

– Nuestro pájaro se colocará con las plumas pegadas al cuerpo y las alas separadas intentado rebajar su temperatura corporal.

Abre el pico para coger más aire y de esta forma reducir su temperatura corporal, como si estuviera agotado.

Intentará buscar una zona de sombra con tal de que no le dé el sol directamente o buscar alguna zona de la jaula que esté más fresca.

– Si no encuentra zona de sombra puede que empiece a moverse por toda la jaula desesperada por escapar, ya no aguanta más.

– En caso de que no encuentre ninguna salida, es posible que baje al suelo de la jaula con actitud apática, sin energía, derrotada.

proteger a tu ave
Imagen de Gerhard Gellinger en Pixabay

3. Presenta convulsiones o temblores

Y de forma rápida comienza a sufrir temblores y convulsiones. Este es un momento crítico porque nuestra ave puede estar a punto de perder el conocimiento. El ave no puede hacer gran cosa, está en su límite, debes proteger a tu ave y actuar con rapidez y eficacia.

Tenemos que refrescarla de manera inmediata, pero sin provocar un shock térmico. Esto se puede hacer con un pulverizador con agua para no dejarla empapada o empezando con poca cantidad de agua y no muy fría.

Al mismo tiempo que mojamos a nuestra ave es recomendable realizar la tarea en un lugar fresco de la casa, cualquier grado de menos cuenta.

Consejos para proteger a nuestras aves de un golpe de calor

Para aumentar las posibilidades de supervivencia de nuestra ave, evitar situaciones desagradables y mejorar la vida de nuestro querido animal, es recomendable seguir una serie de sencillos consejos que te explicamos a continuación:

1. Sacarlas al jardín o al balcón

Si tenemos un balcón, terraza o un jardín, debemos dejar que nuestras aves disfruten del sol o el aire fresco. Pasar el rato al aire libre es muy bueno: los rayos de sol ayudan a producir numerosas vitaminas y benefician a las plumas para que estén sanas. El aire fresco y la luz Ultravioleta también benefician a su sistema inmunológico.

2. Dieta contra el calor

Al igual que nosotros nos apetece tomar un gazpacho, comer sandía o algún otro alimento fresco y que nos hidrate, a nuestras aves también les encanta, además les ayuda a soportar mejor el calor.

Lo ideal es lavar un poco de fruta y verdura para trocearla en pequeños trocitos para nuestra ave. Es verdad que estos alimentos deberían estar en la dieta de nuestra ave todo el año, pero hay que hacer más hincapié cuando se acerca el verano.

Imagen de silviarita en Pixabay

3. Cuidado con los aparatos de aire acondicionado

Si dejamos nuestra jaula donde corre un flujo de aire frío provocado por un aparato de aire acondicionado o un ventilador nuestro pájaro también va a sufrir y debes proteger a tu ave. En el caso de un golpe de calor se estaría enfriando de sobremanera, debemos tener cuidado, los extremos de temperatura no son buenos.

4. Atención a las aves con problemas de corazón u obesas

De la misma manera que pasa con las personas, las aves obesas o aquellas que padecen enfermedades del corazón y/o problemas de circulación sufren más a causa del calor. Los problemas de corazón y circulación se agravan o se acentúan más cuando hace calor.

Si nos encontramos con un caso de problema al corazón debemos acudir inmediatamente a un veterinario especialista en aves.

5. Mirar la previsión meteorológica y hacer casos de los avisos por altas temperaturas

Con estos datos en la mano podremos tomar mejores decisiones con tal de prever cualquier incidente con nuestra ave. Esta información nos será extremadamente útil en caso de que tengamos que salir de casa para ir a trabajar y dejarlas solas en casa.

De esta forma podemos decidir previamente en qué lugar de la casa dejamos la jaula, eligiendo un lugar más fresco o dejarlo en el balcón. En el caso que dejemos la jaula en el interior miraremos de programar el aire acondicionado adecuadamente para que nuestra ave no pase demasiado frío.

Proteger a tu ave es vital, sobre todo si no hay nadie vigilando, si podemos evitaremos el sol directo y elegiremos la sombra. Vale la pena gastar 5 minutos antes de salir de casa para que nuestra ave esté en perfectas condiciones