Primavera, verano, otoño e invierno. ¿Por qué tenemos estaciones?

Solo unas pocas partes del mundo experimentan las cuatro estaciones clásicas de primavera, verano, otoño e invierno. Muchas partes del mundo solo tienen dos o incluso una. ¿A qué se debe eso?

Todos los días, la Tierra da una vuelta sobre su eje.

Pero nuestro planeta no está perfectamente vertical cuando gira. Gracias a algunos fenómenos durante su formación, la Tierra está inclinada en un ángulo de 23.5 grados.

Esto significa que a medida que la Tierra realiza su viaje anual alrededor del Sol, diferentes áreas del planeta miran al Sol más directamente durante el día en diferentes épocas del año.

La inclinación también afecta la cantidad diaria de luz; sin ella, todo el planeta tendría 12 horas al día y noches todos los días del año.

via GIPHY

El ciclo anual

Los atributos de las estaciones pueden variar según la ubicación, pero todavía hay unas normas generales que se cumplen en la mayoría de sitios.

En la primavera, las semillas echan raíces y la vegetación comienza a crecer. El clima es más cálido y, a menudo, más húmedo. Los animales se despiertan o regresan de climas más cálidos, a menudo con recién nacidos. La nieve de la temporada anterior se derrite, junto con el aumento de las lluvias, pudiendo causar inundaciones a lo largo de las vías fluviales.

En el verano, las temperaturas pueden alcanzar las máximas del año. Si aumentan demasiado, las olas de calor o las sequías pueden causar problemas a las personas, los animales y las plantas. Por ejemplo, en el verano de 2003, una ola de calor que afectó a toda Europa, aumentó tanto las temperaturas que se cobraron más de 30.000 vidas. La lluvia también puede aumentar en algunas áreas o disminuir en otras, y los incendios forestales pueden ser más frecuentes.

En otoño, las temperaturas vuelven a bajar. Las plantas siguen creciendo, pero despacio, como si el frío las paralizara. Los animales se preparan para el frío que se avecina, almacenar alimentos o viajar a regiones más cálidas.

El invierno a menudo trae un manto de frío que lo cubre todo. Algunas áreas pueden experimentar nieve o hielo, mientras que otras solo ven caer precipitaciones. Los animales encuentran la manera de calentarse y pueden cambiar su apariencia para adaptarse al nuevo clima.

via GIPHY

Todo depende de la ubicación

El tiempo y las características de las estaciones depende de la ubicación en la Tierra. Las regiones cercanas al ecuador experimentan temperaturas bastante constantes durante todo el año, con inviernos templados con apenas diferencia de los veranos cálidos.

Esto se debe a que recibe bastante luz de forma constante del sol, debido a su posición en la curva exterior de la Tierra.

Para las áreas cercanas al polo norte y al sur, las estaciones pueden cambiar de manera más significativa. Las personas más cercanas a los polos podrían experimentar inviernos más fríos e inclementes, mientras que aquellos más cercanos al ecuador podrían sufrir veranos más calurosos.

Otros factores también pueden afectar el clima y la temperatura a lo largo de las estaciones; algunas áreas experimentan veranos secos a medida que las temperaturas aumentan, mientras que otras pueden llamar al verano su «estación lluviosa».

Una estación lluviosa es cuando la precipitación promedio de un área es de 60 milímetros o más. Las regiones montañosas podrían experimentar más nevadas que las planicies dentro de la misma latitud, mientras que la costa frente al mar podrían ver un aumento en forma de violentas tormentas tropicales a medida que cambia el clima.

La época del año en que una región experimenta una temporada depende de si se encuentra en el hemisferio norte o sur. El hemisferio sur experimenta el invierno mientras que sus vecinos del norte experimentan el verano; el norte ve la floración de la primavera, mientras que el sur experimenta la caída de las hojas de otoño.

via GIPHY

La tierra y el sol

El ciclo de las estaciones es causado por la inclinación de la Tierra hacia el sol. El planeta gira alrededor de un eje (invisible). En diferentes momentos del año, el eje norte o sur está más cerca del sol. Durante este tiempo, el hemisferio inclinado hacia la estrella experimenta el verano, mientras que el hemisferio inclinado lejos del sol experimenta el invierno.

En otros lugares donde el eje no está inclinado hacia o lejos del sol, los hemisferios experimentan la primavera y el otoño, ya que no están ni en un extremo ni en el otro.

La definición astronómica de las estaciones se relaciona con puntos específicos en el viaje que da la Tierra alrededor del sol. El solsticio de verano y de invierno, el día más largo y el más corto del año, ocurre cuando el eje de la Tierra está más cerca o más alejado del sol.

El solsticio de verano en el hemisferio norte ocurre alrededor del 21 de junio, el mismo día que el solsticio de invierno en el hemisferio sur, según la NOAA. El solsticio de verano del sur ocurre alrededor del 21 de diciembre, el solsticio de invierno para el norte. En ambos hemisferios, el solsticio de verano marca el primer día del verano astronómico, mientras que el solsticio de invierno se considera el primer día de invierno astronómico.

El solsticio de verano ocurre una vez al año, cuando el polo norte está más cerca del sol, dando lugar así a la noche más corta del año

Los equinoccios son otro día significativo durante el viaje de la Tierra alrededor del sol. En estos días, el eje del planeta está apuntando paralelo al Sol, en lugar de orientarse o alejarse de él. Se supone que el día y la noche durante los equinoccios son casi iguales. El equinoccio de primavera para el hemisferio norte tiene lugar alrededor del 20 de marzo, el mismo día que el equinoccio de otoño del sur.

El equinoccio de primavera en el hemisferio sur ocurre alrededor del 20 de septiembre, cuando la gente en el norte celebra el equinoccio de otoño. El equinoccio de primavera marca el primer día de la primavera astronómica para un hemisferio, mientras que el equinoccio de otoño marca el primer día del otoño.

Los equinoccios ocurren cuando el día tiene una duración aproximadamente igual a la de la noche en todos los lugares de la Tierra.

Pero los cambios en el clima a menudo preceden a estos puntos significativos. Las estaciones meteorológicas se centran en estos cambios, ajustando las estaciones a los tres meses que mejor les dan el paso.

De diciembre a febrero se observa el invierno meteorológico en el hemisferio norte y el verano meteorológico en el sur. Marzo, abril y mayo pueden ser primavera u otoño, dependiendo de la ubicación, mientras que de junio a agosto son los meses de verano para el norte e invierno para el sur.

Septiembre, octubre y noviembre concluyen el ciclo, anunciando el otoño en las regiones del norte y la primavera en el sur, según la NOAA.

Las estaciones pueden traer una gran variedad de cambios durante el año para aquellos lugares que los experimentan en su totalidad. El clima en cada uno de ellos puede permitir a las personas participar en actividades que no pueden realizarse en otros: esquiar en el invierno, nadar en el verano.

Cada temporada trae consigo sus contras, pero también su propia belleza de la naturaleza, lo importante es disfrutar de cada estación en todo su esplendor.

Fuentes