Las mareas pueden parecer simples sobre la superficie, pero su explicación científica a confundido a grandes pensadores científicos durante siglos e incluso llevaron a Galileo a un gran quebradero de cabeza.

Hoy la gente sabe que los tirones gravitacionales entre la tierra, la luna y el sol dictan cómo se forman las mareas. La luna, sin embargo, en esta fórmula es la que influye más en las mareas.

bahia de fundy
Bahía de fundy con la marea baja | Autor: Darren Genge

El origen de las mareas

El tirón gravitacional de la luna sobre la tierra es lo suficientemente fuerte como para crear «los bultos» del mar para que no quede “liso”. Si no hubiera otras fuerzas en juego, las costas experimentarían una sola marea alta por día a medida que la Tierra girara sobre su propio eje y las costas se toparan con las olas de los océanos que miran hacia la luna.

Sin embargo, la inercia, la tendencia de un objeto en movimiento a mantenerse en movimiento, también afecta los océanos de la tierra. A medida que la luna gira alrededor de la Tierra, la Tierra también se mueve en un círculo muy pequeño, y este movimiento es suficiente para causar una fuerza centrífuga en los océanos. (Es la fuerza centrífuga lo que retiene el agua en un cubo cuando realizas un movimiento en forma de arco con la fuerza suficiente para que el agua no caiga al suelo).

Esta inercia, o fuerza centrífuga, hace que los océanos formen «bultos» en el lado opuesto de cara a la luna. Si bien el tirón gravitacional de la luna es lo suficientemente fuerte como para atraer océanos para hacer bultos en el lado de la tierra que mira hacia la luna, no es lo suficientemente fuerte como para superar la inercia en el lado opuesto de la tierra. Como resultado, los océanos del mundo se reagrupan dos veces cuando están en el lado de la Tierra más cercano a la luna, y una vez cuando están en el lado más alejado de la luna, de acuerdo con la Institución Oceanográfica Wood’s Hole en Wood’s Hole, Massachusetts.

La geografía de la tierra también complica las mareas (por ejemplo, en el Mar Mediterráneo las mareas apenas se notan en la mayor parte de las costas afectadas), pero en muchos lugares de la Tierra se experimentan sólo dos mareas altas y dos mareas bajas cada 24 horas y 50 minutos. (Los 50 minutos adicionales son causados ​​por la distancia que la luna mueve cada día mientras orbita la Tierra).

océano pacífico
Imagen tomada bajo el agua

El sol y las mareas

Las «mareas solares» son causadas por la atracción gravitatoria del sol y son más débiles que las mareas lunares.

El sol es 27 millones de veces más grande que la luna, pero también está 390 veces más lejos. Como resultado, el sol tiene el 46 por ciento de las fuerzas generadoras de mareas (TGF) que tiene la luna, de acuerdo con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Por lo tanto, las mareas solares a menudo se consideran variaciones en las mareas lunares.

La geografía local también puede variar la intensidad de la marea.

Justo al norte de la costa de Maine en Canadá, la Bahía de Fundy tiene una forma de embudo única en la que su perfecta posición permite crear las mareas más grandes del mundo. El agua en la bahía puede elevarse más 15 metros o casi tan alto como una casa de 4 pisos.

FORCE, el Centro de Investigación de Océanos de Fundy para la Energía, estima que la Bahía de Fundy empuja 110 mil millones de toneladas (100 mil millones de toneladas métricas) de agua con cada marea.

Los líderes locales se han movido para aprovechar la inagotable fuerza de las mareas, y se esta manera aprovechar una energía inagotable y completamente sostenible

mar ártico congelado
Océano Ártico

Entendiendo las mareas: entonces y ahora

Cuando Galileo Galilei intentó explicar las mareas en 1595, dejó la luna fuera de esta teoría y se centró en la inercia de los océanos y su idea de que la orbitación de la Tierra alrededor del Sol era la causante de las mareas.

En esencia, el argumento es correcto, y esta fuerza existe en realidad, si bien su intensidad es muchísimo menor que la que Galileo calcula, y no es la causa de las mareas. El error proviene del desconocimiento de datos importantes como la distancia al Sol y la velocidad de la Tierra.

No fue hasta 1687, que Sir Isaac Newton explicó que las mareas oceánicas son el resultado de la atracción gravitacional entre la tierra, la luna y el sol, donde la luna juega un papel fundamental.


Fuentes