Las tenemos siempre sobrevolando nuestras cabezas, puede que en ese momento el cielo esté despejado pero al rato vuelven a estar ahí, exacto, esas son las nubes. Normalmente las nubes son blancas, pero también las podemos ver en diferentes tonos de gris e incluso naranja o rojo cuando las vemos al atardecer o amanecer.

via GIPHY

¿Por qué las nubes son blancas?

Las nubes son blancas porque la luz del sol es blanca. Cuando la luz pasa a través de una nube, esta interactúa con las gotas de agua o cristales de hielo, que son mucho más grandes que las partículas atmosféricas que se encuentran flotando en el cielo.

Cuando la luz del sol atraviesa una partícula atmosférica en el cielo, la luz azul se dispersa más que otros colores, dando la impresión de que el cielo es azul. El cielo, al igual que las nubes, pueden ser de varios colores, naranja, rojo, azul, etc.

Pero en una nube, la luz del sol se dispersa a través de las gotas de agua que son mucho más grandes. Gracias a eso los colores se dispersan por igual, lo que significa que la luz del sol continúa siendo blanca y, por lo tanto, las nubes adquieren ese color blanco sobre un cielo pintado de azul.

las nubes
Autor: pixabay.com

Para ser mas exactos…

La luz solar o «luz visible» se puede considerar como una onda y parte del espectro electromagnético. Podemos ver el espectro completo cuando se divide y se extiende como un arco iris. El espectro se comparte con otros tipos de ondas, desde rayos X muy cortos y rayos gamma hasta ondas de radio mucho más largas.

Cada color tiene una longitud de onda diferente; la luz azul tiene la longitud de onda más corta con 400 nanómetros y la luz roja la más larga con 700 nanómetros. Las partículas más pequeñas pueden dispersar las longitudes de onda más cortas de manera más eficiente, como aquellas que son invisibles a nuestros ojos en la atmósfera, haciendo que el cielo sea de color azul.

Las partículas más grandes como las gotas de agua o los cristales de hielo dentro de una nube dispersan todas las longitudes equitativamente. Si consideramos que hay millones de gotas de agua dentro de una nube, la luz dispersada interactúa rebotando en cada gota y se combina para generar el color blanco de nuevo.

via GIPHY

Entonces, ¿por qué las nubes a veces son grises?

Las bases de las nubes suelen ser más grises que la parte alta, que casi siempre es blanca. Cuando la luz se dispersa en una nube, generalmente se envía hacia arriba o hacia los lados de la nube, haciendo que las partes superiores y laterales de la nube sean más blancas que la base, la cual recibe menos luz.

Este efecto se agudiza más cuando son nubes de lluvia porque las gotas de las nubes son más grandes, por lo tanto, dispersan más luz, lo que significa que incluso llega menos luz del sol a la parte inferior de la nube, lo que le da a las nubes de lluvia su aspecto característico color gris.

De la misma forma que las bases pueden ser grises, la parte superior de las nubes siempre son blancas. La próxima vez que cojas el avión y veas debajo un mar de nubes fíjate que ninguna nube es de color gris, eso es porque la luz del sol golpea directamente la parte superior, lo que hace que todas las nubes tengan un blanco radiante.

Al amanecer o al atardecer, las nubes pueden verse de color rojo o naranja. Esto se debe a que durante el amanecer y el atardecer, el sol está en el horizonte, por lo que la luz tiene que recorrer más distancia a través de la atmósfera. Como resultado, el color azul se dispersa con mayor facilidad y se desvía permitiendo que más luz roja y amarilla alcance la tierra, y consecuentemente, las nubes.

via GIPHY

Fuentes