Las palomitas y las películas siempre han ido mano, todo se remonta a los inicios de las salas de cine. Y aunque parezca que siempre ha sido así la realidad es bien distinta.

Las palomitas se han comido durante décadas mientras veíamos una película, pero la mayoría de las personas no saben por qué. Al analizar la historia de las producciones cinematográficas y la industria cinematográfica, se puede ver el aumento de la popularidad de las palomitas de maíz y como el matrimonio entre las palomitas de maíz y las películas todavía perdura a día de hoy.

via GIPHY

Palomitas de maíz

El grano de maíz tal como lo conocemos hoy en día es el producto tanto del maíz, una planta natural que ha sido cultivada durante miles de años, como de variedades de maíz que han sido modificadas genéticamente para que sea más sabroso y resista más a las plagas.

Pero no todas las variedades de maíz explotan cuando las calentamos, solo algunas de ella lo hacen, siendo la variedad “pisingallo” la más típica para hacer palomitas. Su origen se remonta hace 9000 años, en México, donde los aborígenes locales domesticaron esta planta.

No fue hasta la época del descubrimiento de América y con la llegada de una expedición capitaneada por Cristóbal Colón el 12 de octubre de 1492 que se empezó a descubrir culturas, gente y alimentos que Europa desconocía por completo, de los cuales el maíz era uno de ellos.

Una vez hecho este descubrimiento, el maíz fue exportado a todos los países del mundo, llegando primero a Europa y a América del Norte.

A los primeros estadounidenses les fascinaban las palomitas de maíz, principalmente por la característica de que el maíz “explotaba” al tostar los granos.

En 1848, se convirtió en el tentempié o snack por excelencia en los EEUU, anunciándose tanto en revistas como en libros de recetas.

Palomitas y ocio

La primera vez que se relaciona las palomitas de maíz con el ocio fue cuando los circos comenzaron a vender palomitas de maíz para atraer clientes. De esta manera si no te gusta la actuación por lo menos te entretienes comiendo, nada mal.

Viendo el éxito que tuvo, los dueños de los circos fueron más allá. Se dieron cuenta de que podían duplicar sus ganancias si vendían entradas para el circo donde incluían un bocadillo. Como no, esta medida también tuvo éxito, lo que llevó a un aumento sustancial de las ganancias.

popcorn
Autor: dbreen

El ascenso de las películas … y su odio por las palomitas de maíz

Cuando los cines aparecieron en escena, los propietarios de las salas de cine querían mostrar al mundo que las producciones cinematográficas podían ser tan buenas como las producciones teatrales. Durante muchos años, los teatros tenían alfombras, escenarios, cortinas, y todo tipo de lujos, siendo así lugares con clase. Fue así cuando en 1927, cuando la industria cinematográfica iba cogiendo peso, que las salas de cine ya se hacían pequeñas y cada vez se parecían más a auditorios.

Teniendo en cuenta todo lo dicho anteriormente, los propietarios de estas salas de cine odiaban las palomitas. Las palomitas de maíz estaban consideradas como comida reservada para el entretenimiento de clase baja, como espectáculos y circos. Los teatros europeos con clase no servían comida común, y, por lo tanto, tampoco lo hacían los cines.

No fue hasta unos años más tarde cuando el consumismo masivo del cine por parte de los espectadores hizo que el cine se convirtió en algo menos elegante. Teniendo en cuenta que el sonido ya iba integrado en la película, ya no necesitabas una orquesta en vivo para crear la banda sonora, por lo que los costes de redujeron bastante. Lo que propició también la apertura de más y más salas de cines alrededor del mundo.

via GIPHY

La gran depresión

Casi al mismo tiempo, América sufrió la Gran Depresión. El teatro, hasta ahora considerado como un lugar para la gente adinerada, se convirtió en un lujo. A pesar de que se abrieron teatros nuevos y más baratos, el teatro siguió siendo un lugar de lujo.

Con esta situación la gente veía a las palomitas como un pequeño lujo.

Los dueños de las salas de cine más baratas tomaron nota y empezaron a servir palomitas de maíz dentro del cine. Algunos cines dudaban en servir palomitas de maíz porque pensaban que las palomitas de alguna manera interrumpirían el sonido de la película, pero descubrieron que aumentando el volumen de su película se solucionaba ese problema y a la vez aumentaban sus ganancias gracias a las palomitas.

Por diez centavos, las palomitas de maíz se convirtieron en un lujo asequible que los pobres afectados por la depresión podían disfrutar.

cubo palomitas
Autor: Freeimages9

Al principio, los vendedores de palomitas de maíz simplemente vendían las palomitas de maíz en el vestíbulo del teatro, pero los dueños de los cines decidieron comprar máquinas para hacer palomitas de maíz al momento. Debido a que los primeros cines no podían expulsar el aire de la máquina hacia el exterior, el delicioso aroma de las palomitas de maíz se mezclaba mientras veíamos la película.

Aunque se vendían muchas palomitas, también se vendían bocadillos, hasta que llegó la Segunda Guerra Mundial, durante esa época se racionaba todos los productos esenciales. De esta manera las palomitas de maíz se convirtieron en la merienda por excelencia cuando la gente iba al cine.

Actualmente cuando vamos al cine podemos comprar multitud de productos. Golosinas, palomitas, bocadillos, refrescos, helados, etc. Así que ya sabéis ¿Qué no sabéis si la película os va gustar? No hay problema, un paquete de palomitas de colores y solucionado, seguro que saldremos con una sonrisa de oreja a oreja al acabar la película.

Fuentes