En España, echarse una siesta por la tarde es una tradición muy arraigada y es totalmente normal que la gente la haga después del almuerzo para recuperar fuerzas para rendir hasta el final del día. Además, el hecho de comer, generalmente lleva a un corto período de somnolencia. ¿Qué mejor que aprovechar ese momento y echarse una siesta? En el artículo vamos hablaros de ochos beneficios de echarse la siesta. ¡Comenzamos!

8. Nos pone en alerta

Cuando sientes que tus párpados te pesan una tonelada, aparte de ser poco productivo, es síntoma de que algo va mal. Lo mejor es tomarse un respiro, echarse una pequeña siesta y volver al trabajo con las pilar cargadas. Un estudio de la NASA descubrió que una siesta de 40 minutos aumenta el estado de alerta en un 100%. Otros estudios han encontrado que una siesta de 20 minutos es más efectiva que 200 mg de cafeína o una sesión de ejercicio. Otro estudio demostró que los pilotos a los que se les permitía echarse una siesta de 25 minutos (Mientras el copiloto controlaba el avión). Estaban más alerta y cometían menos errores durante los despegues y aterrizajes.

Los estudios han demostrado que si se echa una pequeña siesta, conseguirá estar tan alerta y con la misma energía para el resto del día como lo estaba recién levantado.

woman sleeping
Mujer durmiendo | Autor: pixabay.com

7. Mejora el aprendizaje y la memoria

Las siestas mejoran tu memoria. Sobretodo el tipo de memoria que está involucrada en trabajar en tareas complejas donde tienes que prestar atención a una cosa mientras tienes otras cosas en tu memoria. La siesta también mejora la retención de tu memoria; durante el sueño, los recuerdos recientes se transfieren a la neocorteza, donde los recuerdos a largo plazo se solidifican y almacenan.

6. Previene el agotamiento

Aunque a menudo nos negamos a tomar una siesta porque tenemos muchas cosas que hacer, los estudios han demostrado que dedicar horas extras cuando estamos muy cansados reduce drásticamente la productividad. Lo mejor es tomar una siesta de 30 minutos y volver al trabajo fresco y con energía.

Esto se demostró en un estudio en el que los sujetos realizaron una tarea visual en el transcurso de cuatro días. Con cada sesión, el rendimiento de los sujetos en la tarea iba bajando. Pero cuando los sujetos se echaron una siesta de 30 minutos después de la segunda sesión, el rendimiento no bajo. Y después de una siesta de una hora, su rendimiento mejoró sustancialmente en la tercera y cuarta sesión.

Por qué roncamos
Dormir boca abajo nos hace roncar más | Autor: pxhere

5. Aumenta tus sentidos y tu creatividad

De acuerdo con la especialista en sueño, Sara C. Mednick, echarse una siesta puede mejorar su percepción sensorial con la misma eficacia que una noche de sueño. Esto significa que por ejemplo, comerse un bistec sabe mejor, la puesta de sol parece más pálida, y tu canción favorita suena aún mejor después de una buena siesta. La siesta también mejora tu creatividad al tener la mente fresca para hacer interconexiones entre todas las ideas que tenemos en nuestra mente.

4. Mejora la salud

La falta de sueño conduce a un exceso de la hormona cortisol en el cuerpo. El cortisol, conocido como la hormona del estrés, ayuda al metabolismo de las grasas, proteínas y carbohidratos. Pero el exceso de cortisol aumenta la intolerancia a la glucosa y la grasa abdominal, debilita el sistema muscular e inmunológico, obstaculiza la memoria y el aprendizaje, y disminuye los niveles de hormona de crecimiento y testosterona en nuestros cuerpos. Estos efectos nocivos pueden provocar diabetes y enfermedades cardíacas.

Cuando duermes, liberas la hormona del crecimiento, el antídoto contra el cortisol que es el responsable de proteger el sistema inmunológico, responsable de tu función sexual, reduce el estrés, la ansiedad y ayuda a la reparación muscular y la pérdida de peso. Dormir le da a tu cerebro el tiempo necesario para que descanse y a tu cuerpo tiempo de regenerarse.

Un estudio realizado con personas de nacionalidad griega descubrió que aquellos que tomaban una siesta de 30 minutos al menos tres veces por semana tenían un 37% menos de riesgo de morir por una afección relacionada con el corazón. ¡Y entre los hombres que trabajaban, su riesgo de muerte se redujo en un 64%!

sleeping fox
Autor: pixabay.com

3. Mejora el humor

El neurotransmisor «serotonina» regula nuestro estado de ánimo, el sueño y el apetito. Produce sensación de satisfacción y bienestar. Pero cuando nuestros cuerpos están estresados, se usan niveles más altos de serotonina.. Como resultado, podemos volvernos ansiosos, irritables, deprimidos, abrumados y fácilmente distraídos. Según Mednick, «tomar una siesta baña tu cerebro con serotonina, revirtiendo esos efectos y creando una perspectiva más positiva».

2. Ahorras dinero

A mucha gente le gusta el café, y es verdad que nos puede dar el chute de energía que necesitamos, pero dormir las horas necesarias o echarse la siesta es mucho más efectivo. Ahorrarás dinero y aumentarás tu energía de manera más natural y efectiva.

1. Es la bomba

En serio, es lo mejor que hay. Es bueno para nuestra salud y encima gratis. ¿Que se puede pedir más?

Fuentes