Nuestro planeta tiene una belleza incomparable y todos deberíamos cuidarla, dentro de esa belleza también encontramos peligros. Hoy en concreto hablaremos de los sitios más peligrosos para bucear. Aguas con fuertes corrientes que no nos dejarían escapar, aguas donde mucha gente se ha perdido y nunca ha salido, aguas donde en sus profundidades aguardan algunos secretos aún por descubrir, etc. ¡Comenzamos!

10. Agujero del Infierno (Australia)

A pocos kilómetros de la segunda ciudad más poblada del sur de Australia, Mount Gambier, nos encontramos con un agujero que nos lleva a las profundidades del terreno australiano.

Llamado Hells Hole (Agujero del Infierno), este agujero existe desde hace miles de años, fascinando a locales y extranjeros por su variedad de lagos, vías subterráneas y pozos.

Debajo de su enorme orificio, a unos 30 metros de profundidad, podremos observar el lago repleto de agua dulce de color azul oscuro. Ubicado dentro del Parque Nacional Lower Glenelg, tantos los buceadores como los menos atrevidos pueden observar tal maravilla de la naturaleza.

Si eres de los valientes que quiere explorar sus aguas cristalinas, primero tendrás que pasar por un control previo para obtener un permiso que te otorga acceso completo para bucear por sus aguas.

Si no te interesa sumergirte en sus aguas no te preocupes, para ello no necesitarás permiso, ya que la zona teóricamente está disponible las 24 horas y no hay que pagar para visitarlo. Una vez aparcado el coche en el aparcamiento adyacente, al dirigirse hacia el agujero verá una plataforma de la cual se puede observar perfectamente sus encantos.

Eso sí, se recomienda visitarlo antes del anochecer, ya que al caer la noche esta zona rural no instalaciones para iluminarse artificialmente.

dive hole
Fuente: www.mountgambierpoint.com.au

9. Isla del Coco (Costa Rica)

Situada en el Océano Pacífico, esta pequeña isla de apenas 24 km²  declarada parque nacional y perteneciente a Costa Rica es unos de los sitios naturales más privilegiados del mundo.

Descubierta en 1526 por el navegante español Juan Cabezas, la isla que anteriormente fue refugio para piratas y corsarios de la costa del Pacífico, ahora goza de buena salud siendo un laboratorio natural para numerosos biólogos, investigadores y científicos.

Declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en 1997, gracias a su biodiversidad y su gran estado de conservación, la Isla del Coco consta de una diversidad biológica muy particular, ya que contiene numerosas especies que solo existen en este lugar.

En este lugar nos podemos encontrar con 235 especies de plantas, 362 insectos, 3 especies de arañas, 85 de aves, 57 crustáceos, 118 de moluscos, más de 200 tipos de peces y 18 corales.

Además, esta isla volcánica es considerada uno de los mejores lugares del mundo para buceargracias a su ubicación, es un lugar privilegiado para observar diversas especies de tiburones entre los que destacan: tiburones ballena, grandes bancos de tiburones martillo, punta blanca y tiburones tigre. Es frecuente poder observar a numerosos tipos de tiburones alimentándose en estas aguas tan paradisíacas.

isla del coco
Fuente: cimar.ucr.ac.cr

8. Cueva del Diablo (Florida)

Ubicada cerca de Williston, Florida, nos encontramos la Cueva del Diablo, una propiedad privada gestionada como un centro de buceo y diversas actividades acuáticas donde nos encontramos con un río subterráneo únicamente accesible desde el exterior a través de un enorme agujero que nos hace ver sus maravillosas aguas cristalinas.

También llamado Devil’s Den por los locales, es una caverna donde pasa un río subterráneo el cual su techo colapsó y lo dejó completamente expuesto. Sus aguas son templadas ya que mantienen una temperatura constante de 22 grados centígrados.

La cueva tiene una forma similar a un “hongo invertido” la cual se expande debajo del agua hasta alcanzar los 61 metros de ancho, de las cuales se pueden encontrar restos de animales extintos y humanos que datan del año 7500 a.C.

El ingreso en la cueva está restringido solo a la gente que quiera bucear o practicar snorkeling, no para nadar. El precio de la entrada está entre 15 y 38 dólares depende la actividad que queramos realizar en el lugar. El equipamiento necesario para realizar las actividades se puede alquilar directamente allí mismo.

cave
Fuente: thedyrt.com

7. Nido de Águila (Florida)

En la ciudad de Weeki Wachee no hay muchos habitantes, concretamente 12 según su último censo, aunque ello no le priva de tener uno de los cenotes más profundos y peligrosos del mundo.

Para acceder a este cenote deberemos acceder a través del Centro de Vida Salvaje Chassahowitzka, que es quien controla quien accede a este recinto previo pago de 3 dólares la entrada para todo el día, aunque también se puede comprar el pase de un año entero por unos 27 dólares.

Para llegar al cenote es imprescindible un vehículo de tracción a las cuatro ruedas ya que la carretera no está completamente adecuada para otro tipo de vehículos.

Con una profundidad máxima de 315 metros, este cenote es todo un reto incluso para los buceadores más experimentados. Se recomiendan que los buceadores que se sumerjan en sus aguas por primera vez lo hagan acompañados de alguien que conozca el lugar para no perderse en el lugar.

florida
Fuente: tampabay.com

6. Gran Agujero azul (Belice)

El Gran Agujero Azul es un gran agujero que se encuentra en la costa de Belice dentro del denominado arrecife Lighthouse, un pequeño atolón que se encuentra a 100 km de la Ciudad de Belice.

Con más de 300 metros de ancho y 123 metros de profundidad, este agujero perfectamente circular se creó hace aproximadamente 12.000 años. Durante la última edad de Hielo, la cavidad se fue llenando de agua hasta inundar todas las cuevas y derrumbando así la cubierta, lo que dejaba al descubierto este fabuloso regalo de la naturaleza.

Tal regalo de la naturaleza no pasa desapercibido para numerosos buceadores y turistas que quieren descubrir de primera mano los secretos de este agujero hacia las profundidades del mar del Caribe.

De esta masificación vienen las tragedias, numerosas personas atrevidas y valientes han decidido investigar sus profundidades sin la equipación o preparación necesaria, lo que ha hecho de este lugar un lugar donde multitud de buceadores han muerto en sus profundidades.

blue hole
Fuente: Wikipedia

5. Cenote Esqueleto (México)

Considerado uno de los cenotes más grandes del mundo, el Cenote Esqueleto (Al que llaman Temple of Doom en inglés) se encuentra a las afueras de la ciudad de Tulum, formando así una compleja red laberíntica de cavernas submarinas donde se esconden todo tipo de restos humanos y animales de diferentes épocas.

El acceso a este cenote es de lo más aventurero, no hay escaleras y la única manera de acceder es saltar directamente a través de un agujero de unos 8 metros de ancho aproximadamente. El agua de este cenote se encuentra a 6 metros debajo el nivel de suelo, una vez adentro, el primer vistazo es impresionante, sus cuevas y pasillos interminables interconectados nos dejarán con la boca abierta. Aun así, este sistema de cuevas es peligrosos si no lo conocemos muy bien, mucha gente a fallecido en este cenote al aventurarse en su intrincado sistema de galerías y no saber la ruta para volver atrás.

Se recomienda encarecidamente a los buceadores que deseen explorar esta zona que permanezcan dentro del área de luz natural ya que es muy fácil perderse y desorientarse en la oscuridad de sus entrañas.

cenote
Fuente: abyssdivecenter.com

4. La Cueva Orda (Rusia)

La gruta subacuática más grande de Rusia y la mayor de yeso de todo el Planeta se encuentra escondida bajo los Montes Urales. Esta gruta llena de leyendas y fantasmas ofrece un recorrido de más de 13 kilómetros a 17 metros de profundidad.

Los buceadores llaman a la cueva Orda “la novia blanca” por el característico color blanco tiza de la roca de yeso que se formó hace unos 200 millones de años.

Aunque se han realizado numerosas misiones de exploración en esta cueva, la cueva no ha sido completamente explorada por lo que puede que todavía haya algún secreto por explorar dentro de ella.

Su mayor peligro está en perderse dentro de su laberinto de canales. Además, el agua a estas profundidades está totalmente helada: alcanza los 40 grados bajo cero.

En 2013, la campeona rusa de apnea, Natalia Avseenko, dio vida al fantasma de la cueva posando con un espectacular vestido a 17 metros de profundidad en estas aguas heladas, dejando para el recuerdo espectaculares imágenes.

cave
Fuente: todiscoverrussia.com

3. Pozo de Jacob (Texas)

Ubicado en el estado de Texas, Estados Unidos, este conocido manantial llamado Pozo de Jacob, yace junto al lecho del río Cypress Creek a su paso por Wimberley, donde sus aguas completamente cristalinas,su complejo y peligroso sistema de cuevas, pasillos y grutas submarinas que conectan entre sí atraen a locales, turistas, bañistas y buceadores para observar su belleza.

Con una apariencia inofensiva se esconde un manantial con una entrada de 4 metros de diámetro y diez metros de profundidad, el cual se va haciendo más grande conforme nos adentramos en sus entrañas.

El adentrarnos en sus profundidades, el pozo se divide en cuatro cuevas separadas que llegan a alcanzar los 40 metros de profundidad.

La primera de ellas es la más accesible y se encuentra a unos 9 metros, alcanzando los 16 metros de profundidad. En esta cueva que goza de gran iluminación natural, podremos ver que habitan numerosos peces y algas.

Las 3 últimas son las más peligrosas de todas ya que su acceso es muy limitado y arriesgado ya que sus paredes están formadas por grava suelta, por lo que puede desprenderse y tapar la salida.

En sus túneles que se tenga constancia han muerto 8 buceadores, siete hombres y una mujer, los cuales se aventuraron a explorar sus cuevas y no lograron salir para contarlo, por ellos es una de los lugares más peligrosos para bucear.

texas
Fuente: trover.com

2. Agujero Samaesan (Tailandia)

Ubicado en las islas Samae San, en el golfo de Tailandia, se encuentra este agujero conocido por los locales del lugar como el “agujero de la muerte”. Aunque estas islas no están abiertas al público en general, pues se encuentra en una zona militar, su área es muy querida por los intrépidos buceadores que se quieren adentrar en sus aguas.

La profundidad del Agujero de Samaesan de hasta 85 metros atrae a numerosos buceadores de alrededor del mundo para explorar sus entrañas.

Eso sí este lugar está repleto de peligrosos ya que sus corrientes de agua extremadamente fuertes, la mala visibilidad a medida que se desciende y la numerosa población de barracudas que pueblan la zona hacen que sin duda sea un lugar donde pensárselo dos veces antes de lanzarse a la aventura.

Para colmo este agujero fue utilizado por la marina de los Estados Unidos para almacenar una gran cantidad de munición y explosivos sin detonar, algo que con el tiempo puede ocurrir cualquier desgracia.

thailand
Fuente: thrillophilia.com

1. Agujero azul de Dahab (Egipto)

El famoso agujero azul de Dahab es un lugar mítico donde su facilidad para acceder al lugar, su belleza y su dificultad técnica se fusionan entre sí para darnos un lugar donde los buceadores más profesionales pueden hacer gala de su experiencia, aunque eso no se asegure que sobrevivas.

Aunque sea triste decirlo, este lugar se ha ganado su popularidad por ser básicamente “un cementerio de buceadores”, donde las autoridades egipcias reconocen una cuarentena de buceadores muertes en sus profundidades, se estima que los números reales puedan estar en torno al centenar de fallecidos.

La gran mayoría de esas muertes ocurren en un tramo llamado “Arch”, un arco submarino de unos 30 m de longitud que conecta el Blue Hole con el mar abierto a una profundidad de unos 52 m. Su complejidad reside en que ante tal inmersión se requiere una gran cantidad de gas y en ocasiones botellas suplementarias, además su extraña orientación da entender que el arco tiene tan solo unos metros de longitud al llegar la luz natural del mar abierto cuando en realidad está próximo a la treintena.

En diversas excursiones en el fondo de este gran agujero se han descubierto multitud de cadáveres no identificados donde por precaución no se suele recuperar el material de buceo a no ser que sea con un sumergible de control remoto, ya que las bombonas de oxígeno al estar expuestas mucho tiempo al agua del mar, se oxidan y pueden causar una explosión al ascender a la superficie (en caso de que todavía quede aire).

dahab
Fuente: S. Ellermann