Nuestro planeta tiene una belleza incomparable y todos deberíamos velar por ella, aunque puede que detrás de esa belleza se esconde un peligro que no logramos ver. Hoy en concreto hablaremos de esas aguas que contienen peligros ocultos al ojo humano.

Aguas turbulentas que no nos dejarían escapar, aguas donde mucha gente se ha perdido y nunca ha salido, aguas donde en sus profundidades aguarda unos peligros enormes para la población, etc. ¡Comenzamos!

10. Lago Nyos (Camerún)

El lago Nyos, es un lago situado dentro de un cráter volcánico inactivo cerca del monte Oku, al noroeste de Camerún. Aunque este lago puede parecer completamente normal, lo que se esconde debajo es muy peligroso.

Debajo del lago se encuentran grandes reservas de dióxido de carbono y al estar en una zona de alta actividad volcánica, el peligro es constante, ya que en cualquier momento se puede liberar esta gran bolsa de gas y causar numerosas muertes.

La última catástrofe ocurrió el 21 de agosto de 1986, cuando una nube de dióxido de carbono que se escapó del lago mató alrededor de 1800 personas y 6000 cabezas de ganado. Se cree que la cantidad de gas liberado ocupaba 1 km², esparciéndose a una velocidad de aproximadamente 50km/h en un área a la redonda de 23 km.

A medida que el pesado gas avanzaba, el gas iba desalojando al aire, asfixiando así toda la fauna, animales y humanos. Algunos testigos del incidente recuerdan que el mismo día a las 21h (hora local) escucharon un estruendo similar a una explosión y que rápidamente el ganado caía al suelo asfixiado. De las 1.300 personas de la pequeña localidad de Nyos solo sobrevivieron 4 personas al incidente.

Desde 1990 un equipo de investigadores franceses ha trabajado en desgasificar el lago e implementar un sistema de tuberías que permita prevenir las formaciones de gas debajo del lago Nyos.

dióxido
Fuente: Wikipedia

9. Mar de Hoces (Chile / Argentina)

El Mar de Hoces o también llamado Pasaje de Drake, es el tramo de mar que separa el continente de América del Sur de la Antártida, es decir, entre el cabo de hornos (Chile) y las islas Shetland del Sur (Antártida).

Con una distancia mínima entre 808 a 950 km, travesar por estas aguas es unos de los mayores peligros para un navegante según experimentados navegantes.

El enorme volumen de agua que se mueve a través de la corriente circumpolar antártica, junto a las tormentas con frecuentes olas de más de 10 metros de altura, certifican el Mar de Hoces como la zona más tormentosa del planeta.

mar de hoces
Fuente: Pixabay.com

8. Lago Kivu (Rep. Democrática del Congo / Ruanda)

El lago Kivu es uno de los lagos más grandes de África, dividido entre los países de la República Democrática del Congo y Ruanda dentro del Gran Valle del Rift. También es muy conocido por haber sido tristemente el lugar donde se arrojaron la mayoría de las víctimas del genocidio de Ruanda.

Al igual que su hermano Nyos, este lago es uno de los más peligrosos del mundo por lo que esconde debajo de él. Si su hermano Nyos contiene grandes cantidades de dióxido de carbono, el lago Kivu no se queda atrás. Con sus 2.700 km² de superficie, este lago contiene grandes cantidades de metano y dióxido de carbono, lo que lo hace extremadamente peligroso para toda la población que vive alrededor de él.

Según los expertos esta zona experimenta una periódica extinción biológica cada mil años causada por la actividad volcánica de la zona. Por lo que una erupción que afectará al lago sería catastrófica, ya que podría causar una explosión gigantesca que podría acabar con la vida de aproximadamente 2 millones de personas que viven alrededor de su perímetro.

Actualmente, debido a compañías internacionales que han investigado la zona, se ha hecho una inversión muy grande con tal de extraer todo el gas metano de este lago, el cual se calcula en unos 55.000 millones de metros cúbicos. Si el proyecto sale adelante Ruanda se podría convertir en una potencia energética exportando incluso a sus vecinos africanos.

agua
Reflejando el cielo sobre el agua sobre el lago kivu | Fuente: Wikipedia – MONUSCO/Myriam Asmani

7. Lago Natrón (Kenia / Tanzania)

El lago natrón es un lago salado africano ubicado en el Gran Valle del Rift, al norte de Tanzania y haciendo frontera con Kenia. También conocido por “petrificar animales” este lago oculta sus peligros debajo de sus aguas característicamente rojizas donde se puede extraer sales de cloro, sodio y magnesio.

Este lago comparte una característica con la mayoría de los lagos rosas alrededor del mundo, su alta salinidad hace que sea el ecosistema perfecto para que un tipo de alga marina se reproduzca sin control y empape todo el lago de un color rojizo/rosado. Aparte de las algas, los únicos seres vivos que se atreven a vivir en sus aguas son los flamencos, los cuales filtran sus peligrosas aguas con sus fauces para alimentarse de algas.

Pero, ¿Por qué se considera este lago peligroso? Pues un conjunto de factores. El lago se localiza cerca del volcán Ol Doinyo Lengai, lo que hace que sus aguas lleguen a unas temperaturas de hasta 60 grados centígrados y que, junto a sus cenizas del mismo, hacen que cualquiera que toque sus aguas sufra las consecuencias de quemarse y quedarse empapado de la peculiar sal que cubre toda su superficie.

Se han encontrado múltiples seres vivos cerca de las orillas del lago completamente petrificados después de chocar contra las aguas del lago accidentalmente, ya que, debido a su extensión y la sal, el lago actúa como un espejo reflejando el cielo, lo que puede confundir a los seres vivos que viven en la zona.

lake
Fuente: Wikipedia – Clem23

6. Estrecho Saltstraumen (Noruega)

Localizado en el mar de Noruega y separando las islas de Straumen y Straumøya, se encuentra el estrecho de Saltstraumen (en noruego, Saltstraumen). En este pequeño estrecho de 150 metros de ancho y poco más de 3 kilómetros de longitud, se encuentra una corriente de mareas que es considerada la más poderosa del planeta.

Los cálculos son los siguientes, más de 400 millones de metros cúbicos de agua marina pasan por este estrecho dos veces al día (cuando sube la marea y cuando baja) con una velocidad de 22 nudos (aproximadamente 41 km/h), provocando a su paso remolinos de 10 metros de diámetro y 5 metros de profundidad, muy peligrosos para bañistas, buceadores e incluso para pequeñas y medianas embarcaciones.

Según los expertos, el Saltstraumen existe desde hace aproximadamente 2.500 años, cuando en esta época el litoral noruego presentaba aún glaciares en sus populares fiordos y canales. A partir de la desaparición del hielo del fiordo Skjerstad, la corriente Saltstraumen empezó a conquistar el fiordo mar a dentro con su potente corriente oceánica.

Gracias al gran volumen de agua que pasa por esta zona, el Saltstraumen es una zona de buena pesca gracias a la riqueza de recursos que se pueden obtener de ella y que los peces vienen a buscar. Algunos de los pescados que nos podemos encontrar en grandes cantidades son el rape, el pez rosa, el bacalao, el pez lobo, el fletán negro y el fletán blanco.

remolino
Fuente: Flickr – Anna 7965

5. Lago herradura (California)

Ubicado en el Long Valley dentro de los dominios de la montaña Mammoth en estado de california, nos encontramos con el Lago Herradura (en inglés, horseshoe), un lago que en su interior alberga grandes cantidades de dióxido de carbono que se pueden liberar en cualquier momento y provocar una tragedia.

Alrededor del lago encontramos un paraíso para los amantes de las actividades al aire libre: paseos en barco, lugares donde poder nadas, preciosas playas, zonas de picnic, rutas de senderismo, etc. por otro lado, también hay 40 hectáreas de árboles muertos.

Este último dato fue a causa de una serie de pequeños terremotos que ocurrieron en 1989 y 1990. Los terremotos causaron las brechas por las cuales el gas ascendió hasta la superficie, llevándose a los árboles por delante debido a la falta de oxígeno.

Aunque son pocas las tragedias que han ocurrido cerca del lago, las que han ocurrido han sido por culpa del gas. Un hombre murió en el lago en 1998 y en 2006 tres miembros de una patrulla equipados con esquís cayeron en una brecha en la nieve muriendo asfixiados.

lago
Fuente: Flickr – Don Graham

4. Lago hirviendo (Rep. Dominicana)

Reconocida como la ruta de senderismo más popular de la República Dominicana, el Lago Hirviendo es una fumarola sumergida a la que llegaremos después de caminar durante 3-4 horas des del pueblo de Laudat.

Al llegar sabremos que la caminata valió la pena, nos encontraremos ante un lago con agua burbujeante de color grisácea-azulona donde una nube de vapor sobrevuela siempre sus aguas. Este lago está considerado como el segundo lago hirviendo más grande del mundo con 76 metros de longitud.

Su descubrimiento se realizó en 1870 y los encargados de tal avistamiento fueron el Sr. Watt y el Dr. Nichols, dos ingleses que trabajaban en Dominica durante esa época. 5 años más tarde, en 1875, el botánico H. Prestoe y el Dr. Nichols fueron los responsables de investigar la zona, de esta investigación descubrieron cual era la temperatura del agua en las orillas, que se encontraba alrededor de 82 y 92,1ºC y la profundidad del lago, alrededor de 59 metros.

Debido a su ubicación, el nivel del lago depende en gran medida de la actividad volcánica de la zona. En abril de 1988, el lago ya no hervía como anteriormente, lo que produjo que su nivel bajara alrededor de 9 metros. Otro caso parecido ocurrió entre 2004 y 2005. Des de entonces el nivel se mantiene estable.

boiling lake
Fuente: Flickr – Göran Höglund (Kartläsarn)

3. La Piscina del Diablo (Zambia)

Seguro que os habéis bañado en multitud de piscinas, pero seguro que ninguna es tan espectacular (y peligrosa) como La Piscina del Diablo (Zambia).

Esta piscina también llamada The Devil’s Pool (Mosi-oa-Tunya en la lengua local, término que se puede traducir como “el humo que truena”) es una pequeña piscina natural en el río Zambeze que se ha formado justo en el borde del precipicio de las mismas Cataratas Victoria.

Desde este punto podremos disfrutar un bañito en plena naturaleza teniendo a pocos metros un abismo con algo más de 100 metros de altura, separando así Zambia y Zimbabue en una espectacular frontera natural que congrega a miles de turistas cada año, siendo así una de las mayores atracciones turísticas de África.

Es probable que en las numerosas instantáneas que veas de esta maravilla de la naturaleza veas un guía supervisando la situación y es que el menor descuido puede ser fatal.

Aun así, por mucho guía que tengamos, hay que tener cuidado, por eso es recomendable ir desde finales de verano hasta principios de navidad. La razón es sencilla: durante este periodo de tiempo es posible darse un chapuzón sin miedo de caer por las cataratas, ya que el nivel de agua que trae el río es considerablemente más bajo.

En cambio, si decidimos visitar la zona en invierno nos encontraremos con que el caudal del río será más elevado, por lo que la pared de roca que se separa la bonita piscina natural con el acantilado no sea suficiente y nos precipitemos en una caída mortal.

Eso sí, aunque vayamos en la estación seca, hay que tener en cuenta que el caudal del río Zambeze puede variar muy rápido, ya que puede aumentar en más de 1 metro en pocos minutos.

victoria falls
Fuente: Wikipedia – Ian Restall

2. Río Zambeze (África)

Con una longitud de 2.574 kilómetros, el Río Zambeze es el río más largo que desemboca en el océano índico y el cuarto río más largo del continente africano (tras el Nilo, el Congo y el Níger).

Naciendo en la meseta central, entre una zona de pantanos al noroeste de Zambia, a mil quinientos metros del nivel del mar aproximadamente, el Río Zambeze realiza un largo recorrido y termina este en el Océano Índico, su cuenca tiene una superficie de un 1.390.000 km².

Durante el curso del río Zambeze observaremos paisajes espectaculares, muchas formas de distracción, entre ellos puedes hacer rafting. Una actividad solo para los más atrevidos ya que este rio se ve interrumpido por numerosos rápidos y cascadas. Es tal la fama de este río, que es conocido como ‘suerte o muerte‘.

rafting
Gente practicando rafting | Fuente: Pixabay.com

1. Remolino de Naruto (Japón)

Separando la ciudad de Naruto y la isla de Awaji, en Japón, nos encontramos con el estrecho de Naruto, lugar donde se encuentra uno de los remolinos más famosos del mundo: Naruto.

Con una amplitud de 1,7 m, la marea produce una diferencia de nivel de hasta 1,5 m entre el mar Interior y el Pacífico. Debido a la estrechez del paso, el agua fluye a gran velocidad formando grandes remolinos.

Con unas corrientes que superan los 20 kilómetros por hora, el remolino puede alcanzar un diámetro de 20 metros. El movimiento de las mareas ha creado este enorme torbellino convertido en todo un espectáculo turístico que se puede ver tanto desde los barcos turísticos o desde el puente de Ōnaruto, que cruza el estrecho.

Si bien no tiene la suficiente fuerza como para hundir un barco, lo cierto es que son bastante peligrosos para los buzos o nadadores.

agua
Fuente: Flickr – Chris Gladis