El guacamole se ganó las bocas de medio mundo antes que conociéramos en profundidad la riqueza de la gastronomía mexicana, y desde luego, la moda de estos días en la corriente healthy es el guacamole. Hoy es fácil de encontrar listo para comer en cualquier supermercado, pero es muy sencillo de preparar en casa.

Aunque es fácil de preparar, tiene sus trucos. Primero, no existe una receta única ni siquiera en México, aunque sí hay cierto consenso en cómo debe ser un auténtico guacamole mexicano. Aun así nosotros en casa podemos respetar las reglas del juego mexicanas o permitirnos ciertas variaciones a nuestro gusto.

Los mejores ingredientes

A la hora de preparar un buen plato, queremos los mejores ingredientes, y en el caso del guacamole es aún más importante. El guacamole básico apenas requiere un puñado de ingredientes, por lo que es especialmente importante no escatimar en su calidad.

El aguacate es, sin duda, la estrella del plato. Se aconseja comprar aguacates nacionales de temporada, que conserven el pedúnculo y que cedan ligeramente al tacto, si queremos usarlos el mismo día.

La cebolla es otro de los que no puede fallar; puede ser blanca, morada o cebolleta, pero sobretodo bien picada y en trozos uniformes, pero que tampoco muy pequeños. Si nos resulta algo fuerte, podemos dejarla a remojo en agua muy fría unos minutos antes de utilizarla, secándola después a conciencia. Después de la cebolla, tampoco puede faltar el zumo fresco de lima, el cual se echara al gusto, al igual que la sal.

El cilantro fresco, ese ingrediente que genera opiniones encontradas sobre si debe o no estar en el verdadero guacamole. Nosotros somos partidarios de que debe estar, ya sea de forma más notoria o menos. Debemos picarlo bien y procurar que sea muy fresco para resaltar su aroma. En el caso que nos guste mucho podemos utilizar también los tallos, ya que tienen incluso más aroma que las hojas.

Fuente: mexicanfoodjournal

Ahora es el turno del picante, chiles, jalapeños y tabasco se suelen utilizar al gusto. El chile serrano -verde- suele gustar, aunque los jalapeños son más fáciles de encontrar. El tabasco es menos tradicional aunque tiene muchos seguidores, sobre todo a los que les encanta el picante. También se puede utilizar ajo, aunque es mucho más prescindible, y podría dejar demasiado aroma; si se utiliza conviene, eso sí, retirar el germen y picarlo muy bien.

Otro ingrediente polémico es el tomate en la receta, muchos debates se han generado al respecto. Aunque algunos mexicanos prefieren dejarlo de lado porque lo puede dejar acuoso y oxidar la mezcla, muchos lo defienden como imprescindible. Lo que nunca debe hacer es quitar protagonismo al aguacate; lo mejor es pelarlo, retirar la pulpa y elegir ejemplares que no estén demasiado maduros.

Para los más atrevidos: el tomate seco en aceite evita ese oscurecimiento de la mezcla y aporta un punto extra de sabor genial.

La mejor receta de guacamole mexicano

Ingredientes

Para 4 personas

 – Aguacate medianos en su punto de maduración – 2 unidades

– Tomate mediano no muy maduro – 1 unidad

– Cebolla o cebolleta – 100 gramos

– Chile serrano – 1 unidad

– Chile jalapeño (opcional) – 1 unidad

– Cilantro fresco (hojas, cantidad opcional) – 20 unidades

– Lima – 1 unidad

– Sal al gusto

Cómo hacer guacamole

Dificultad: Media

Tiempo total – 15 minutos

Elaboración – 15 minutos

Picamos la cebolla en dados pequeños uniformes o brunoise. Hacemos lo mismo con los chiles que utilizamos. Escaldamos el tomate en agua hirviendo durante 20-30 segundos y lo introducimos en agua helada para cortar la cocción. Lo pelamos, cortamos por la mitad, retiramos el interior, las semillas y picamos la carne en dados pequeños o concassé.

Turno del cilantro, picamos las hojas lavadas y secas del cilantro, con un cuchillo afilado, deslizando el filo para que el corte sea limpio y no machaquemos el producto. Cortamos la lima por la mitad y exprimimos el jugo de una de sus mitades al gusto, reservando la otra mitad para más tarde.

Ahora toca la estrella, cortamos los aguacates por la mitad y retiramos los huesos. Sacamos toda la carne, la introducimos en un cuenco con espacio para los demás ingredientes y la machacamos con un tenedor. Agregamos el resto de los ingredientes preparados. Sazonamos al gusto con la lima, sal y servimos acompañado de nachos o totopos.

el mejor guacamole
Fuente: readersdigest.ca

Cómo servirlo y conservarlo

Hay una cosa que es clara, el mejor guacamole se sirve fresco, recién hecho. Se oxida muy rápidamente, y el truco de presentarlo con el hueso de un aguacate realmente no hace milagros. Sí, podemos rociarlo con zumo de limón o lima y aceite de oliva para retrasar esa oxidación, pero igualmente se oxidará y no tendrá tan buena pinta como preparado al momento.

Si no se va a comer inmediatamente lo mejor es guardarlo en la nevera en un recipiente hermético, a menor exposición directa al aire tenga la superficie, menor oxidación. Si os interesa como conservar vuestro guacamole aquí os dejamos 4 trucos para que vuestros aguacates no se oxiden

El guacamole es delicado, una vez hecho debemos reducir su manipulación y guardarlo en el mismo recipiente donde lo vayamos a consumir. Aunque se oscurezca y tenga un aspecto menos apetecible, sigue siendo comestible y estará delicioso aunque hayan pasado unas pocas horas, pero no deberíamos guardarlo más de un par de días una vez preparado, máximo hasta tres, estirando mucho el plazo.

Lo más típico es tomarlo con nachos de maíz o totopos, bien crujientes y que que también los podemos hacer en casa. También podemos usar sus variantes de bolsa, tostas de pan, biscotes, crudités de verduras, pan de pita o podemos usarlo de base de canapés y aperitivos.