El triángulo de las bermudas es un área geográfica situada en el océano atlántico que une las islas Bermudas, Puerto rico y la ciudad estadounidense de Miami, donde docenas de barcos y aviones han desaparecido a lo largo del tiempo.

Uniendo los puntos nos encontramos con un triángulo de unos 1600 km a 1800 km de lado y una superficie de 1,1 millones de km² aproximadamente.

Dentro de sus dominios han ocurrido todo tipo de accidentes inexplicables que a día de hoy no se saben cómo ocurrieron, solo hay hipótesis. Posiblemente el más conocido de todos ellos sea el apodado como “El vuelo 19” de 1945. Donde un escuadrón de bombarderos de la marina de los estados unidos que realizaba una maniobra de entrenamiento partiendo de Fort Lauderdale (Florida) desapareció sin dejar rastro.

Este y más casos han agrandado la leyenda del triángulo de las bermudas como si fuera un sitio místico, un lugar donde cosas inexplicables ocurren, aunque la realidad sea mucho más diferente. No hay pruebas sólidas que certifiquen que en el triángulo de las bermudas ocurran desapariciones con mayor frecuencia que en otras zonas del océano. De hecho, muchas personas navegan por esta zona todos los días sin incidentes.

¿Por qué un triángulo?

El área mundialmente conocida como Triángulo de las bermudas no está registrada oficialmente, por eso no lo verás en los mapas oficiales, pero su forma se debe a la unión de tres puntos: la ciudad de Miami en Florida, la isla Gran Bermuda y la ciudad de San Juan en Puerto Rico

¿Por qué se le llama “Triángulo de las Bermudas”?

bermuda triangle
El Triángulo de las Bermudas, una superficie de aproximadamente 1,1 millones de km² | Fuente: La Tribuna

Aunque todo el mundo conoce esta región como el “Triángulo de la Bermudas”, la verdad es que su nombre original era “Triángulo del Diablo”. Esta primera mención que se hace al triángulo la hizo Edward Van Winkle Jones en 1950, un periodista de Associated Press que escribió sobre algunos barcos perdidos en la zona de las Bahamas. Edward mencionó en sus artículos que las desapariciones de barcos, aviones y pequeños botes eran misteriosas, por ello decidió apodar esta región como “Triangulo del Diablo”.

Un par de años más tarde, en 1952, George X. Sand escribió en un artículo aludiendo que en esa zona sucedían “extrañas desapariciones”, agrandando así la leyenda del triángulo.

Fue en 1964, cuando el escritor sensacionalista Vincent Gaddis empezó a utilizar el término “Triángulo de las Bermudas” en un artículo de la revista estadounidense Argosy. Un año después, Gaddis público un libro titulado “Horizontes invisibles: los verdaderos misterios del mar”, donde se relatan diferentes misterios del mar y donde en un capítulo se hablaba del “Triángulo de las Bermudas”, explicando todos sus misterios. Es por ello que se considera a Gaddis el inventor del término.

El Vuelo 19: El mayor mito del “Triángulo de las Bermudas”

flight 19
El Vuelo 19 en el aire | Fuente: Lt. Comdr. Horace Bristol, U.S. Navy

Uno de los incidentes más sonados y que más repercusión ha tenido sobre el Triángulo de las Bermudas se conoce como “El Vuelo 19“. En este vuelo un escuadrón de cinco bombarderos TBM Avenger de la marina de los Estados Unidos durante un vuelo de entrenamiento que salió de Fort Lauderdale (Florida) el 5 de diciembre de 1945 desapareció sin dejar rastro.

Sin embargo, la cosa no acaba aquí, la marina envió un avión de búsqueda y rescate que también se perdió. Adicionalmente, la intriga se incrementó al conocer que el informe del accidente de la Marina lo atribuyó a «causas o razones desconocidas».

De todo el escuadrón, quien tenía más horas de vuelo era el teniente Charles Carroll Taylor, el cual también poseía experiencia de combate, pero al mismo tiempo carecía de experiencia sobrevolando el Triángulo de las Bermudas, incluso menos que la de sus aprendices bajo su mando. En las últimas transmisiones de radio del vuelo 19 se puede escuchar a un Taylor desorientado, confundido en qué decisiones tomar y completamente perdido.

Mucha gente ha comentado que es posible que las brújulas no funcionaran correctamente y por eso se perdieron, pero la verdad es que todo apunta a que la culpa fue del teniente Taylor.

Teniendo en cuenta que las órdenes del teniente Taylor eran aceptadas por sus aprendices sin rechistar, todos fueron testigos del mismo destino. El escenario más probable fue que el líder del vuelo, el teniente Charles se confundiera y se desorientara. Confuso en la situación del vuelo, Taylor creía que estaba en la parte sur de Florida, denominada Florida Keys por lo que decidió girar a la derecha con tal de llegar a tierra lo antes posible. En cambio, lo que ocurrió en realidad es que se encontraba a las afueras de las Bahamas y al girar a la derecha los llevó más adentro del océano hacia el Atlántico. Este hecho podría explicar porque todavía no se han encontrado los aviones, ya que muy pocas búsquedas se han concentrado en las inmensas áreas abiertas del océano.

Unos años más tarde, se descubrió que es lo que ocurrió realmente con el avión de rescate que fue en busco de los tripulantes del vuelo 19. El hidroavión de rescate PBM Mariner que también desapareció sin dejar rastro se cree que estuvo involucrado en una explosión por encima del agua poco después de su despegue. Esta explosión fue informada por el SS Gaines Mill, un petrolero estadounidense.

atlantida
Representación de cómo sería la ciudad perdida de Atlántida | Fuente: Pixabay

Según el petrolero sobre la zona afectada había una mancha de aceite en la cual se encontraba el hidroavión y que fue afectado por la explosión, pero el mal tiempo impidió que se recobrara cualquier resto, y para cuando el tiempo mejoró, todos los restos del accidente ya no estaban ahí. El escenario más probable es que una fuga de combustible causó la explosión que desintegró el avión.

En 1991 se creyó que habían encontrado por fin a los cinco aviones Avengers accidentados, pero no fue así. Los números de serie del motor revelaron que no eran del Vuelo 19. La noticia generó gran expectación y al no resolverse el misterio, generó aún más hipótesis entre la comunidad.

Charles Berlitz: el hombre que popularizó el “Triángulo de las Bermudas”

En 1974 – 10 años después de la creación del Triángulo -, el misterio del Triángulo se convirtió en algo mucho más grande gracias a Charles Berlitz, un escritor neoyorquino de ciencia ficción, creador del superventas “El Triángulo de las Bermudas”, donde publicó un libro donde gran parte de su texto fue copiado de los artículos de Gaddis, mezclados con datos falsos e invenciones que distan mucho de la realidad.

Con este libro, Charles quiso hacer ver que el Triángulo de las Bermudas es un área del Océano Atlántico particularmente propensa a hacer desaparecer buques y aviones… y parece que lo ha conseguido. Con el paso de los años el libro ha conseguido ser todo un superventas, con 20 millones de unidades vendidas en todo el mundo y traducido a unos 30 idiomas, el libro sigue siendo todo un éxito alrededor del mundo.

En el libro se describen numerosas desapariciones que ocurrieron muy lejos de sus límites “Oficiales”. A fecha de hoy, alrededor de 50 naves y 20 aviones han desaparecido en esa área en particular. Aunque la mayoría de desapariciones tiene una razón detrás, otras no la tienen y por eso el tema sigue siendo un debate entre creyentes y escépticos.

El triángulo de las bermudas: un nido de teorías extrañas y fenómenos paranormales

ufos
OVNIs sobrevolando el cielo | Fuente: publicdomainpictures

Durante todos estos años El Triángulo de las Bermudas ha sido el foco de todo tipo de teorías con tal de explicar las desapariciones de barcos y aviones. Agujeros de gusano, portales que conducen a otras dimensiones, abducciones de OVNIs, distorsiones del espacio-tiempo, campos magnéticos que afectan a los sistemas de navegación o enormes burbujas de gas metano que engullen los barcos hacia fondo del mar. Algunas se les puede dar más credibilidad que otras, aunque hay una que da mucho que hablar, la isla perdida de Atlántida.

Atlántida es el nombre de una isla mítica mencionada y descrita en los textos del filósofo griego Platón. En dichos diálogos se describe a la Atlántida como “una potencia militar” descomunal, dominando gran parte de Europa y el norte de África. Según los escritos, la Atlántida quedaría situada justo entre la costa este de Estados Unidos y las islas Canarias, ocupando una gran área.

Esta gran isla sumergida en las profundidades del océano sería la responsable de que numerosas embarcaciones y aviones desaparezcan sin dejar rastro debido a la interferencia que provocaría su avanzada tecnología.

Desenmascarando las mentiras del Triángulo

Un año después de la publicación del libro de Charles Berlitz, un bibliotecario de la Universidad Estatal de Arizona llamado Lawrence Kusche desenmascaró todas las mentiras que se contaban en el libro. Kusche empezó a investigar exhaustivamente cuando vio que un gran número de estudiantes venía a preguntar en la biblioteca por el libro. Una vez finalizadas las investigaciones y contrastando la información con los informes originales, en 1975 publicó sus hallazgos en un libro titulado “El misterio del Triángulo de las Bermudas solucionado”.

La investigación de Kusche reveló que la obra de Berlitz contenía una gran cantidad de incoherencias y falta de exactitud entre los registros oficiales y lo que realmente se plasmaba en su obra.

atlas
Recreación de la planta baja de la ciudad de la Atlántida | Fuente: JERRYE AND ROY KLOTZ MD

Muchos de los casos mostrados en el libro incluso ni existieron, inventándose nombres falsos barcos o números de vuelos inexistentes, y que una gran parte de tragedias que, sí ocurrieron, se encontraban fuera de los límites del Triángulo y con bastante distancia de diferencia.

Kusche, después de realizar tal trabajo de investigación, dijo estas palabras en relación a Berlitz “la credibilidad de Berlitz es tan baja que virtualmente es inexistente. Si Berlitz informase de que un barco es rojo, las posibilidades de que fuera de otro color sería casi una certeza. Dice cosas que no son ciertas, y manipula sus relatos para que nada contradiga su misterio”.

Datos reales sobre el triángulo

Se estima que, en los últimos 100 años, han pasado por esa zona alrededor de 100 millones de barcos (100.000 por año). Y desde que se tienen registros, solo han desaparecido 50 barcos y 20 aviones. Teniendo en cuenta que es una de las zonas con más tráfico aéreo y naval de todo el mundo, propenso a incidencias climáticas como tormentas y huracanes, las cifras dan a entender, que el Triángulo de las Bermudas no es ni por asomo una de las zonas más peligrosas del planeta para navegar. Es más, según un informe del World Wide Fund for Nature que identificaba las 10 zonas marinas más peligrosas para la navegación, el Triángulo de las Bermudas no constaba en la lista.

¿Y los cuerpos y restos del accidente?

Estamos hablando de un cuerpo de agua enorme y muy profundo, los restos de un barco hundido, un avión de combate destruido o el cuerpo de una persona es insignificante en comparación con el basto océano. Incluso a día de hoy (aunque cada vez menos) siguen desapareciendo vuelos en medio del mar sin dejar rastro y aunque la tecnología en términos de reconocimiento y rastreo ha mejorado enormemente todavía seguimos sin encontrar los restos.

Un ejemplo fue el famoso vuelo de Malaysia Airlines MH370 que ocurrió el 8 de marzo de 2014. En este caso un Boeing 777 salió de Kuala Lumpur con destino Pekín, pero nunca llegó a su destino.

rescue
Helicóptero de la Marina estadounidense rescatando a unos nadadores | Fuente: U.S. Navy photo by Photographer’s Mate Airman Gary L. Johnson III

Después de numerosas investigaciones en el lecho marino durante muchos días, se desistió por no encontrar ningún resultado. Lo único que se han encontrado son piezas del avión esparcidas por toda la costa africana debido a las corrientes marinas.

Varios investigadores confirmaron que la causa de tal accidente fue su propio piloto, el cual posó suavemente la aeronave encima del agua y dejo que se hundiera en medio de océano pacifico.

El Triángulo no está reconocido oficialmente

La Administración nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), ha repetido en numerosas ocasiones que a efectos oficiales el “Triángulo de las Bermudas” no existe. Eso no quita que sus “especiales condiciones climáticas” podrían explicar muchas de las desapariciones que han pasado en la zona durante los últimos 100 años, pero que, aun así, al no ser algo sumamente extraordinario en comparación con otras zonas alrededor del mundo, no tiene nombre un nombre oficial ni un archivo oficial. De hecho, a parte de la NOAA, ninguna organización científica de renombre reconoce que el Triángulo de las Bermudas sea algo especial.