Hoy vamos hablar de la Dark Web, Deep Web o Internet oculto.

Introducción

Internet es gigante, cualquier usuario que navegue por la red sabrá este hecho.. Estamos acostumbrados a utilizar nuestro buscador preferido – ya sea Google, Bing o Yahoo – y buscar cualquier contenido o respuesta que necesitamos.

Cada vez que lanzamos una petición a un navegador es como si tiráramos el anzuelo en un mar enorme esperando una respuesta. En este caso, nuestros buscadores hacen de redes gigantes y van recogiendo todo lo que hay en la red, clasificándolo y organizándolo de manera óptima, de esta forma nos pueden dar respuesta aproximadas relacionadas con la consulta que le hemos enviado.

Navegadores

La gran mayoría de navegadores funcionan de forma ‘Ensayo y error’, es decir, ellos te muestran la respuesta que creen que puedes estar buscando, pero si fallan, van aprendiendo, de manera que cada vez son más fiables dando resultados. Este método se mejora más cuanta más gente utiliza la herramienta. En este caso los 3 buscadores que hemos puesto de ejemplo más arriba se utilizan masivamente por millones de usuarios cada día, aunque el que se lleva la mayor parte del pastel es sin duda alguna el todopoderoso Google.

Este método de ‘Ensayo y error’ actualmente está muy relacionado con la inteligencia artificial, una tecnología que está evolucionando a pasos agigantados estos últimos años. Google ha comprado diferentes empresas pioneras en inteligencia artificial y como podemos comprobar los resultados de sus búsquedas son cada vez más exactos.

Pero ¿Permite esta inteligencia artificial tan pionera a la vez indexar toda la información que hay en la redes?

Vamos por partes, evidentemente los algoritmos cada vez son mejores y pueden indexar, organizar y mostrar cada vez mas información pero toda esa información, que es pública, se puede indexar porque está a la luz del día, no escondida.

Deep Web

La otra parte es la que se hace llamar ‘Deep Web’. La ‘Deep Web’ es donde está todo el contenido de internet que no está indexado, es decir, contenido que no se puede acceder a través de los buscadores tradicionales y por lo tanto, no se muestran en nuestra búsquedas.

De hecho, se calcula que alrededor de un 99% del todo contenido que hay en internet está oculto para los buscadores. Este contenido sólo se puede buscar a través de programas o herramientas específicas.

Este contenido oculto se puede clasificar de dos formas: Contenido legal y el contenido ilegal.

Contenido legal

Con contenido legal nos referimos a contenido privado que no se puede consultar públicamente, es decir, información que pertenece a una empresa o a un organismo gubernamental.

Aquí podemos encontrar diferentes tipos de información privada:

  • Informes académicos
  • Estudios científicos
  • Informes médicos
  • Datos bancarios

Contenido ilegal

Con contenido ilegal nos referimos a contenido que con las herramientas o programas adecuados se puede consultar, eso sí, pensadlo antes de entrar, entrar en ese mar de información ya se puede considerar delito en diferentes países desarrollados.

El contenido que podemos encontrar aquí es el siguiente:

  • Páginas webs donde se pueden comprar todo tipo de productos o servicios ilegales (droga, armas, etc.)
  • Información ilegal que puede amenazar la seguridad de un país
  • Datos previamente sustraídos ilegalmente i vendiéndose al mejor postor
  • Redes de comunicación encriptadas.
  • Pornografía infantil

Así que ya sabéis, si no queréis meteros en líos, no queréis ver cosas desagradables y no tenéis el conocimiento adecuado, ni se os ocurra entrar en la dark web.

Igualmente en un futuro, explicaremos cuales son las herramientas más comunes para acceder a ese tipo de contenido oculto y cómo hacerlo correctamente.


Fuentes