Hoy vamos hablar de John D. Rockefeller, el hombre más rico del mundo y la única persona que ha sido capaz de crear un monopolio tan grande que incluso al gobierno le costó luchar contra él.

Introducción

Cada año nos enteramos por la prensa cuáles son las personas más ricas del mundo. Nos memorizamos sus famosos nombres con resignación y con una pizca de envidia, y es algo completamente normal ¿A quién no le gustaría tener una cuenta corriente con un precioso saldo de 9 dígitos?  Pero en el caso que vamos a tratar hoy va más allá, vamos hablar de John D. Rockefeller, el monopolio en persona.

El hombre que creó un monopolio

El empresario e inversionista John D. Rockefeller fue y es, a día de hoy, el hombre más rico del mundo, se calcula que al día de su muerte su fortuna ascendía a la increíble cifra de 340 billones de dólares. Esto se logra ajustando el valor de la fortuna en el día de su fallecimiento al valor real que tendría hoy en día con la inflación correspondiente.

el hombre más rico del mundo
Retrato en blanco y negro de John D. Rockefeller realizado en 1885

Infancia

Su historia comienza el 8 de julio de 1839, en el pequeño pueblo de Richford, en el estado de New York. Hijo de descendientes de inmigrantes alemanes, su infancia no fue la más idónea. La figura paternal era casi inexistente, ya que debido al trabajo que realizaba, su padre apenas aparecía por casa, por no hablar de su afición a la bebida y a otros placeres de esa época. Todos los valores que lo llevaron a la cumbre los heredó de su madre, una mujer creyente, donde la organización y la dedicación eran sus máximos exponentes.

Desde bien pequeño, John ya mostraba una visión por los negocios y las finanzas atípica en niños de su edad. Una de las anécdotas de John fue el pintar piedras y venderselas a sus amigos, con el dinero que obtuvo, consiguió llenar la que fue para él su primera  “caja fuerte”, un frasco de cristal, en el que llegó a reunir la suma nada desdeñable de 50 dólares, una suma de dinero importante para esa época.

Desde el principio, me enseñaron a trabajar, ahorrar y a donar.

John D. Rockefeller

Estudios

Aunque John no tuviera el apoyo de su figura paterna, John fue un niño respetuoso, inteligente y un buen estudiante. Su educación transcurrió entre la Owego Academy y la Cleveland’s Central High School. Más tarde realizaría un curso relacionado con los negocios donde aprendería el oficio de contable.

Haciéndose camino

En setiembre de 1855, Rockefeller ya tenía 16 años y fue cuando consiguió su primer trabajo como contable para la firma Hewitt & Tuttle. Durante su etapa en la firma, adoraba repasar los números para saber en donde podía reducir costes y mejorar así, el rendimiento de la empresa. Debido a su gran rendimiento y a la negativa de la empresa de subirle el sueldo, Rockefeller montó su propio negocio con su compañero Maurice B. Clark.

retrato joven rico
Retrato en blanco y negro de John D. Rockefeller a los 18 años

Adentrándose el mundo del petróleo

Rockefeller por aquella época ya estaba ganado sumas importantes de dinero, pero su carácter inconformista lo llevó a adentrarse en la industria petrolera. Rockefeller vio que la industria petrolera estaba creciendo a un ritmo endiablado y él quería ser partícipe de esa gran oportunidad.

Dicho y hecho, en 1862, con el dinero de su antigua firma pasó a ser socio de la compañia Clark & Andrews, una empresa de Cleveland dedicada al refinado del petróleo. Aunque ya obtenía suculentas ganancias, Rockefeller vio que en la explotación de más pozos no iba a crecer sustancialmente sus ganancias así que apostó por la optimización de sus refinerías y una nueva gama de productos derivados del petróleo.

Y fue con la llegada del ferrocarril a Cleveland en 1863 cuando Rockfeller apostó fuerte por la empresa y se puso al mando comprando las acciones de uno de sus principales socios, Clark. Con esa jugada Rockefeller quería comenzar a transportar sus productos por todo el territorio estadounidense y comenzar su gran conquista.

petróleo oro negro
Refineria de Standard Oil en Cleveland, Ohio

Expandiendo su imperio

Estando a los mandos de Rockefeller & Andrews, John negoció las tarifas para transportar sus productos a nivel nacional a través del ferrocarril. Gracias a ese ahorro, pudo fundar en 1870, su joya de la corona, la Standard Oil. Con esta sociedad Rockefeller ya controlaba todos los procesos del crudo: extracción, refinerías y transporte del crudo.

Lo único que le faltaba era tener el dominio de las principales refinerías de Cleveland para poder dar el salto a nivel nacional y seguir comprando la competencia. En 1872, gracias a su imponente fuerza en el mercado, Rockefeller fue comprando una a una las refinerías de Cleveland hasta quedarse con las 22 de las 25 refinerías más importantes de Cleveland.

Conseguido su objetivo, dio el salto a nivel nacional para dominar totalmente la industria petrolera. En 1878, siguiendo el mismo método utilizado en Cleveland, Rockefeller tenía bajo su mando el 90% de todas las refinerías de Estados Unidos y gran parte de los canales de distribución.

La competencia es un pecado

John D. Rockefeller

Dominio global

Antes de tener total control de la industria petrolera, Rockefeller ya había cruzado la frontera para seguir monopolizando el crudo en otros países, pero no fue hasta 1882 donde se materializó su idea. Con un el Gobierno de los Estados Unidos en los talones y cada vez más restrictivo en lo que respecta a la competitividad, Rockefeller sabia que tenia que hacer algo para que no le derrocaran el monstruo que había creado, así que creo la denominada Standard Oil Trust.

La Standard Oil Trust era un holding de todas las empresas de Rockefeller relacionadas con la industria petrolera en diferentes partes del mundo. El holding de empresas controlaba toda la industria petrolera estadounidense, la extracción del crudo, su refinamiento, transporte, distribución y venta de todos los productos derivados del preciado oro negro.

Esa fue la obra maestra del señor Rockefeller, de nacer en una familia de clase media a convertirse en el hombre que creó un monopolio por sí mismo y convirtiéndose a la vez, en el hombre más rico del mundo.

cefalópodo standard oil monopolio
Litografía de Keppler, Udo J publicada en 1904. Mostrando el monopolio de Rockefeller en forma de Octopus

El gobierno contra el rey del petróleo

A principios del año 1900, el sector privado estadounidense estaba creciendo rápidamente y el Gobierno sabía que para que continuara creciendo sin problemas en un futuro, debería de regularse de alguna forma. Con esta idea en mente se dieron cuenta que antes de implementarla se tenían que llevar por delante a la empresa que menos cumplía con las reglas del juego, la Standard Oil Trust.

Aunque multitud de periodistas e investigadores enseñaron el lado oscuro del la empresa de Rockefeller, su poder no menguaba y al Gobierno le llevo una eternidad llevar a juicio al empresario estadounidense, que alargó lo máximo su comparecencia gracias a su gigantesco bufete de abogados.

Finalmente, en 1911, en el juicio se condenó a la empresa de Rockefeller de monopolio ilegal y de perjudicar el mercado libre y que a consequencia, la Standard Oil Trust debía ser dividida en 24 empresas totalmente independientes.

Algunas de esas empresas todavía están operativas actualmente, a continuación mencionamos algunas de las más grandes: ExxonMobil, BP y Chevron Corporation (la cual todavía conserva el logo original de la empresa Standard Oil).

gasolinera standard
Gasolinera de Las Vegas propiedad de Chevron Corporation utilizando la marca «Standard»

Legado benéfico

La filantropía del señor Rockefeller viene desde pequeño, justamente desde que consiguió su primer trabajo como contable cuando tenía solo 16 años, por esa edad ya donaba el 6% de su salario a la caridad, sobre todo a la Iglesia. A partir de los 20 años esa suma incrementó hasta el 10%.

Una de sus principales donaciones fue para la Universidad de Chicago en 1900, cuando donó 80 millones de dólares, convirtiéndola así en una de las universidades con más reconocimiento a nivel mundial.

Otra fundación que llevaría su nombre, la Rockefeller Foundation, fue creada en 1913 el cual John donó 250 millones de dólares. Gracias a ese inversión se pudieron realizar diversas investigaciones relacionadas con la salud pública y el arte (Actualmente continúa operativa y sigue apoyando diferentes causas).

La última gran donación que hizo el señor Rockefeller fue para financiar las causas que apoyaba su mujer Laura Spelman. La organización se llamaría “Laura Spelman Rockefeller Memorial” y tuvo una donación de 74 millones de dólares de los cuales ayudaron a desarrollar la llamada “filantropía científica”. Diversas investigaciones fueron llevadas a cabo gracias a esta organización.


Fuentes