Introducción

¿Te imaginas recorrer 16.000 kilómetros de golpe? Esto es lo que realiza el charrán ártico en la primera etapa de su migración, la migración más larga realizada por un animal.

Estas pequeñas aves, originarias de las islas Farne, en la costa oriental de Inglaterra, son capaces de recorrer 71.000 kilómetros durante su migración. O lo que es lo mismo, dos vueltas alrededor de la tierra.

Migración

El charrán, que pesa suele pesar 100 gramos aproximadamente, despega desde su tierra natal a finales de Julio y vuela hacia el sur de Océano Atlántico recorriendo toda la costa oeste de África, rodea el cabo de buena esperanza y hace una primera parada en las islas del Océano Índico en octubre.

Despega y va hacia la segunda parada del trayecto, cerca de la costa de la Antártica a principios de noviembre. Después, despega para hacer un trayecto un poco más largo, hacia el mar de Weddell, ahí se quedará durante los meses de febrero y marzo. Ahora toca el viaje de vuelta, directamente desde el mar de Weddell hacia el lugar de cría, las Islas Farne, llegará alrededor de principios de mayo.

Migración del charrán ártico

Alimentación

Como toda ave migratoria, el charrán viaja en diferentes temporadas para obtener la mayor cantidad de alimento de cada zona. Alrededor de 2.000 parejas de charranes se aparean en las islas Farne. Se alimentan mayoritariamente de peces del género Gymnammodyte, la misma familia que los sonsos. En los últimos años, debido al cambio climático, esta especie de pez cada vez se está trasladando más al norte, lo que dificulta la alimentación de las aves.

Esperanza de vida

El charrán puede vivir entre 15 y 30 años, eso significa que un ejemplar longevo que haya realizado las migraciones pertinentes podría haber volado alrededor de 3 millones de kilómetros durante toda su vida. Una distancia con la que podríamos ir y volver a la luna unas 4 veces, una distancia impresionante.


Fuentes