La Vitamina C es esencial para nuestro organismo. De ella depende el buen funcionamiento de los procesos fisiológicos humanos. Aunque lo llamamos Vitamina C su nombre químico es ácido ascórbico, su presencia se encuentra en multitud de procesos y funciones vitales. La escasez de esta vitamina en nuestra dieta durante mucho tiempo puede causar el escorbuto, una deficiencia de Vitamina C que se manifiesta de diferentes formas en todo el cuerpo.

El escorbuto se daba sobretodo siglos atrás donde los marineros se pasaban largas temporadas en alta mar sin comer fruta ni verdura, que son los únicos alimentos que tiene este tipo de vitamina. Los marinos no sabían conservar alimentos, por lo que su dieta se basaba en carne, pescado en salazón, gachas y poco más. 

Por eso hoy en día es muy difícil llegar a tener escorbuto, porque podemos acceder con relativa facilidad a frutas y verduras de calidad todo el año, incluido podemos utilizar verduras congeladas. No hace falta tomar un vaso de zumo de naranja cada mañana para cumplir con nuestras necesidades de Vitamina C. Esto es solo un mito ja que hay otras frutas y verduras con más Vitamina C y además depende que zumo tomemos su efecto sería contraproducente (muchos zumos de naranja tienen azúcares añadidos).

Con una dieta variada, cumpliremos holgadamente lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) respecto a la cantidad de Vitamina C diaria, entre los 40 y los 100 miligramos (mg).

Para que sepas que frutas y verduras tienen la mayor cantidad de Vitamina C, te mostramos una lista de los 10 alimentos con más Vitamina C que las naranjas para que puedas cometerlos como más te gusten en tu día a día.

No está demás recomendar encarecidamente comer frutas y verduras antes que productos procesados, recordad que reduciremos el consumo de azúcares vacíos, aumentaremos la fibra vegetal, mejoraremos nuestra flora intestinal y reduciremos las posibilidades de contraer la obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

1. Pimientos rojos

Los pimientos rojos aparecen en la primera posición con 139 mg de ácido ascórbico por cada 100 gramos, siempre y cuando se coman crudos, si los cocinamos el calor destruirá la gran parte de esa Vitamina C. Ya sea en ensalada, crudo o relleno, disfrutad del pimiento como más os guste.

2. Perejil

Esta hierba muy conocida tiene 133 mg de ácido ascórbico por 100 gramos. Lo podemos añadir para hacer unas deliciosas setas salteadas con ajo y perejil.

3. Brócoli

Nuestro amigo verde cuenta con 110 mg de ácido ascórbico por 100 gramos en estado crudo. Desagradable para unos y delicioso para otros, se puede comer crudo con un humus, en ensaladas o sopas.

4. Kiwi

Esta excelente fruta contiene 100 mg de ácido ascórbico por 100 gramos. Muy recomendable para el desayuno y sustituir a las naranjas. Además, aporta una alta cantidad de fibra que nos vendrá fenomenal.

5. Bulbo de hinojo

Esta hortaliza contiene 93 mg de ácido ascórbico por 100 gramos. Se puede utilizar en ensaladas cortado en juliana o en otro tipo de platos.

6. Uva

La fruta predilecta de fin de año contiene 90 mg de ácido ascórbico por 100 gramos, aunque su porcentaje de azúcar es alto, su fibra vegetal y la cantidad de Vitamina C que contiene hace recomendable comer esta fruta.

7. Fresas

Estas delicias de color rojo contienen 70 mg de ácido ascórbico por 100 gramos. Como postre o por la mañana, esta fruta es ideal.

8. Albahaca

Uno de los ingredientes principales de la pizza napolitana contiene 61 mg de ácido ascórbico por 100 gramos. Su sabor es especial por lo que se recomienda vigilar con las cantidades.

9. Caqui

Estas delicias aportan 60 mg de ácido ascórbico por 100 gramos, por lo que se recomienda su consumo cuando más nos apetezca.

10. Papaya

Fruta algo no tan común en nuestras mesas pero que aporta unos 60 mg de ácido ascórbico por 100 gramos por lo que recomendamos su consumo.