¿A quién no le gustaría tener el secreto de la eterna juventud? Puede que estemos lejos todavía de conseguirlo, pero los frutos secos han demostrado mejorar y alargar nuestra vida. Al menos eso concluyó el estudio más completo realizado hasta el momento, que analizó la relación entre el consumo de estos alimentos y la longevidad.

Si comemos estos deliciosos frutos secos regularmente, alargaremos nuestras vidas ¿Qué más podemos pedir? Con base en una muestra de 120.000 personas y a lo largo de 30 años, investigadores de la Universidad de Harvard descubrieron que las personas que comían frutos secos todos los días eran un 29 por ciento menos propensas a morir por enfermedades cardiacas y 11 por ciento menos vulnerables a morir de cáncer.

Este estudio – que publica el New England Journal of Medicine muestra que comer almendras, nueces, anacardos, avellanas, piñones y pistachos reduce las tasas de mortalidad para las muertes por cáncer, enfermedades del corazón y respiratorias.

Sus autores examinaron la vinculación entre el consumo de frutos secos con la mortalidad total y por causas específicas entre 76.464 mujeres en el Estudio de Salud de las Enfermeras y 42.498 hombres en el Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud.

Estudios previos ya habían encontrado que el consumo de estos alimentos aportaba beneficios como la disminución de grasa condensada alrededor de los órganos internos, mejores niveles de azúcar en la sangre, mejor control de la presión arterial y menor riesgo de cálculos biliares. Sin embargo, esta es la primera vez que se examinan a profundidad sus efectos sobre la longevidad.

frutos secos
La leche de almendra es una alternativa más saludable a la leche animal | Fuente: Pxhere.com

«En comparación con los que no comen nueces, los individuos que consumían frutos secos (algo más de 28 gramos) entre siete o más veces por semana tenían una tasa de mortalidad un 20% menor, variando en mayor o menor medida dependiente de la dosis «, explica el autor principal, Ying Bao, del Brigham and Women’s Hospital y Harvard Medical School (Estados Unidos).

Además, Bao subraya que aquellas personas que consumían más frutos secos también estaban más delgadas y tendían a llevar un estilo de vida con hábitos más saludables, como fumar menos y hacer más ejercicio.

Los investigadores no conocen la razón precisa por la que los frutos secos pueden prolongar la vida. No obstante, se cree que esto se debe a sus ácidos grasos insaturados, minerales y otros nutrientes que disminuyen el colesterol, la inflamación y la resistencia a la insulina.

Las nueces son las que salen mejor paradas del estudio. Contienen importantes nutrientes como grasas saturadas, proteínas de alta calidad, vitaminas (vitamina E, ácido fólico y niacina), minerales (magnesio, calcio y potasio) y fitoquímicos, todos ellos con propiedades cardioprotectoras, anticancerígenas, antiinflamatorias y antioxidantes.

Así que ya sabéis, toca comer frutos secos. Primero, porque están deliciosos y segundo, porque son muy saludables. ¡Larga vida a los frutos secos!