Lavarse los dientes tres veces al dia no es ninguna novedad, pero, es suficiente? Os es más, lo hacemos correctamente? Y es que aunque los dientes los utilizamos todos los días la verdad es que les prestamos muy poca atención.

Hay que tener en cuenta que limpiar bien la dentadura no consiste solo en cepillarnos los dientes. El cepillo es solo una pieza más de las que debemos utilizar para la correcta higiene bucal.

Al cepillo hay que sumarle el hilo dental, los cepillos interproximales y el colutorio. Para una buena salud bucal debemos utilizar todos estos elementos al menos dos veces al día, y aunque lo ideal sería hacerlo después de comer y antes de acostarnos, basta con que sea por la mañana y al acostarnos.

La limpieza antes de ir a dormir es fundamental e irremplazable, ya que es la más importante del día porque después de ella pasaremos ocho o más horas en las que la boca tendrá menos saliva y por tanto menos defensas (la saliva ejerce funciones biocidas, lo que favorece la proliferación de caries y microbios del sarro dentario, los dos principales problemas que nos acechan en salud bucodental.

Cuidado con cepillarnos antes de tiempo

Limpiarse los dientes justo después de comer no siempre es la mejor opción, ya que en el caso de haber comido productos ácidos como ensaladas con vinagre, mandarinas o naranjas, se aconseja esperar al menos quince minutos para que el pH de la boca se equilibre y suba, pues la acidez excesiva debilita la placa dentaria y si inmediatamente pasamos a cepillarnos corremos el riesgo de dañar el esmalte.

lavarse los dientes
Fuente: As

Qué cepillo escoger

A este respecto aconseja cepillos suaves y un mayor tiempo de cepillado que los medios o duros, estos últimos pueden afectar a la encía provocando heridas e incluso rayar esmaltes que estén poco mineralizados, con lo que favorecen los asentamientos de sarro y caries. Finalmente, respecto al tipo de pasta dentífrica se recomienda que tenga flúor porque ayuda a mineralizar el esmalte.

Sin embargo, este aspecto se recomienda dejar en manos de nuestro dentista, ya que si la persona tiene un pH bucal más bien básico no está tan expuesta a caries como a problemas periodontales y de sarro, por lo tanto será mejor una pasta que cuide las encías.

Cómo lavarse los dientes adecuadamente

Centrándonos en los pasos a seguir para una limpieza bucal ideal que deberíamos poner en práctica al menos tres veces al día (e incluso más si picamos entre horas), siempre después de las comidas:

  1. Nos enjuagaremos la boca para eliminar restos sólidos grandes que puedan haberse quedado entre los dientes encajados.
  2. Nos pasaremos un cepillo interproximal entre la base de los dientes y muelas, siempre con cuidado de no provocarnos lesiones.
  3. Volveremos a enjuagarnos la boca con agua para eliminar los restos que acabamos de eliminar.
  4. Nos pasaremos el hilo dental para extraer los restos atrapados allí donde los dientes permanecen más juntos; lo haremos con sumo cuidado de no dañarnos las encías, ya que el hilo puede cortar; para ello, en lugar de tirar hacia dentro si vemos que el hilo se resiste a pasar, lo deslizaremos adelante y atrás, como si estuviéramos serrando, hasta que se introduzca entre los dientes.
  5. Volveremos a enjuagarnos la boca, esta vez con un enjuague bucal, durante al menos un minuto. Es conveniente una vez al día usar un enjuague bucal con alcohol para eliminar posibles saprófitos que queden en zonas ocultas de implantes, puentes y fundas, pero el resto de veces lo haremos con uno sin alcohol. También debemos evitar la clorhexidina.
  6. Pasaremos a cepillarnos los dientes con un movimiento de escoba de arriba hacia abajo y tanto por la cara interior como la exterior, como si termináramos de eliminar restos, que es lo que en esencia buscamos conseguir. El cepillado idóneo debe durar de dos a tres minutos y también debemos pasar el cepillo en escoba por la parte superior de las muelas, en especial en el caso de pastas con flúor, con el fin de que este elemento se deposite en zonas de caries y actúe como alcalinizador y biocida.
  7. Finalmente nos enjuagaremos con agua para eliminar los restos de dentífrico.