Hoy hablaremos del punto triple y sus características.

Introducción

Si os dijéramos que se puede hervir, evaporar y congelar el agua, todo al mismo tiempo ¿os lo creeríais? Seguramente pensaríais que sí, pero que hay algún truco detrás, y es cierto, el truco está en que necesitas unas condiciones específicas para que se dé el caso. Ese equilibrio se consigue a través de la temperatura y de la presión a la que puede estar sometida el agua, cuando eso ocurre se alcanza el equilibrio termodinámico o también denominado ‘punto triple’.

Punto triple

El punto triple del agua, a través de un consenso internacional, se le ha asignado una temperatura de 0,01 ºC y una presión de 6,1166 mbar. Con las condiciones anteriormente mencionadas, se puede cambiar el estado de la sustancia a vapor, agua o hielo a nuestro gusto haciendo pequeñas modificaciones en la temperatura y en la presión. Incluso no siendo muy exactos con los parámetros podemos alcanzar el triple punto sin problemas, siempre y cuando no haya muchísima diferencia, evidentemente.

El triple punto, es la medida estándar que se utiliza para calibrar los termómetros, esto se basa en la escala absoluta, termodinámica o grado Kelvin. El grado Kelvin (D) se define como la fracción 1/273.16 de la temperatura absoluta del punto triple del agua.

El triple punto corresponde a la presión mínima en cual el agua en estado líquido puede existir. En presiones por debajo del triple punto (al igual que en el espacio), el hielo si se mantiene en esa presión, pasa directamente a vapor de agua sin pasar por el estado líquido, esto es un proceso que se hace llamar sublimación.

Sublimación

La sublimación es el cambio de estado de una substancia directamente a gaseoso sin pasar por estado intermedio, el líquido. Por encima del triple punto, el hielo si se mantiene en esa presión primero se derrite a líquido y luego se convierte en vapor de agua.


Fuentes