El teléfono móvil se ha convertido en una extensión más de nuestro cuerpo, llevándolo con nosotros a todas horas. Durante los últimos años los teléfonos han ido mejorando en la mayoría de los aspectos, pero hay un escollo que parece que no logran superar, el de la batería. La capacidad de almacenaje de las baterías se ha mantenido casi estacada durante los últimos 5 años en todos los móviles de gama alta, siendo obligatorio cargar el móvil como mínimo una vez al día.

Teniendo en cuenta que las aplicaciones cada vez consumen más recursos, la vida de la batería cada vez dura menos, por eso los fabricantes han apostado por la carga rápida como solución en la mayoría de sus ‘flagships’. Aun así, hay muchos mitos y desconocimiento en la que respecta a cargar el móvil lo más rápido posible.

Como ya sabrás, la electricidad se mide en vatios, la cual es el resultado de una combinación entre voltios y amperaje. Teniendo en cuenta esto, la forma que han encontrado los fabricantes de móviles y componentes de hacer posible esta carga rápida es aumentar la capacidad que tiene tanto el teléfono como el cargador de utilizar más voltios o amperaje. Algunos cargadores soportan más voltaje o amperaje que otros, resultando en una carga más rápida para nuestro teléfono (si es compatible).

Aclarado esto, vamos hablar de algunos de los mitos o malentendidos que se han formado respecto a esta nueva tecnología y arrojar un poco de luz sobre este tema que nos afecta a todos.

via GIPHY

Apagar el teléfono o ponerlo en modo avión no vale la pena

Es posible que hayas escuchado que tu teléfono se carga más rápido si lo apagas o lo pones en modo avión. Tiene su lógica: si usas menos recursos, y por lo tanto, menos batería, se tendría que cargar más rápido, ¿verdad?

Pues en la práctica sin embargo no hay una diferencia abismal entre hacerlo o no, ya que son pocos los minutos de diferencia entre apagar el móvil o dejarlo tal cual.

El youtuber ‘TheUnlockr’ realiza tres pruebas cargando el móvil desde 0: una vez con el wifi encendido, otra vez en modo avión y la otra donde no enciende la pantalla. Sorprendentemente entre cada una de las pruebas, solo hay un par de minutos de diferencia. Por lo tanto, aunque ganemos un poco más de carga el inconveniente de tenerlo en modo avión o apagado es mayor que el beneficio que obtenemos (a no ser que sea completamente urgente cargar el móvil lo más rápido posible).

via GIPHY

Utilizar siempre un cargador rápido original o compatible de calidad

Actualmente muchos son los teléfonos que admiten la famosa ‘carga rápida’. Esta carga rápida se obtiene cuando utilizamos un cargador compatible con esta tecnología el cual puede venir por defecto dentro de la caja del móvil o podemos comprar uno compatible. Estos cargadores están preparados para aumentar el amperaje y el voltaje con tal de llenar la batería lo más rápido posible. El problema es que hay diferentes estándares y no todos son compatibles entre sí.

Por ejemplo, muchos teléfonos utilizan el estándar de carga rápida de Qualcomm (famosa también por hacer también CPUs). En estos casos, los cargadores son intercambiables siempre y cuando tanto el cargador como el móvil soporten la tecnología de Qualcomm. Algo parecido pasa con el estándar USB Power Delivery ya que podríamos cargar los teléfonos Pixel de Google o los iPhone de Apple con el mismo cargador ya que son compatibles.

Otros teléfonos como One Plus One o Oppo, utilizan la tecnología ‘Dash Charge’, la cual tiene unos resultados muy buenos ya que carga muy rápido y apenas sobrecalienta el teléfono, lo malo es que tienes que usar ese cargador especifico, de la otra manera realizará una carga normal.

Aun así, no quiere decir que sea obligatorio cargar nuestro teléfono siempre con un cargador rápido, siempre podemos utilizar otro siempre y cuando sea compatible con nuestro puerto de carga (USB-C, Lighting, etc.). El único inconveniente es que en vez de cargar de forma ‘rápida’ cargará de forma ‘normal’.

Como ves cargar de forma rápida tiene su aquel, y no es tan fácil como parece. Para saber si tu teléfono es compatible con la tecnología ‘Quick charge’ de Qualcomm puedes mirar si tu teléfono está en esta lista, si no está en la lista quiere decir que utiliza el método USB Power Delivery (Como los Pixel y los iPhone) u otro tipo de carga rápida.

via GIPHY

Por suerte, casi siempre tendremos un cargador compatible con carga rápida cuando compremos un móvil nuevo. La mayor excepción sería Apple, ya que a día de hoy sigue sin incluir un cargador de carga rápida con sus teléfonos, con tal de poder cargar de esta forma tendrás que comprar un adaptador de corriente de carga rápida de USB-C y un cable Lightning a USB-C (en el caso que no lo tuvieras). Estos accesorios se pueden comprar tanto en tiendas especializadas como en las tiendas oficiales de Apple.

Los tiempos de carga entre estándares varían sustancialmente, los cuales también dependen del teléfono que estés cargando. Qualcomm por una parte dice que con su tecnología QuickCharge 4.0+ un teléfono puede llegar de 0 a 50% de carga en solo 15 minutos. Apple por su parte dice que con su cargador rápido puede cargar de 0 a 50 por ciento en 30 minutos. Con los dispositivos compatibles con ‘Dash Charge’ se puede cargar de 0 a 65% en 35 minutos.

La carga inalámbrica no está hecha para cargar rápido

La carga inalámbrica ha sido la gran novedad estos últimos años, ha pasado de ser algo que solo tenían unos pocos dispositivos de gama alta a ser una característica que cada vez más teléfonos tienen. Aunque este tipo de carga sea muy cómoda porque podemos poner el teléfono encima de la base de carga y olvidarnos de él, no llega a los niveles de carga que se obtienen conectándolo por cable. Un cargador inalámbrico puede estar muy bien para tener el móvil cargando sin tener los cables de por medio y a la vez, por qué no, decorar un poco tu escritorio o tu oficina, pero si lo que quieres es cargar el teléfono lo más rápido posible opta por conectarlo por cable.

Enchúfalo en la pared, no en el ordenador

Siempre que tengas un puerto USB cerca puedes cargar el teléfono, pero esos puertos no suelen tener la potencia adecuada para cargar tu teléfono a la máxima velocidad. Normalmente estos puertos tienen un amperaje máximo de 0,5V, lo cual no aprovecha la máxima potencia permitida por los últimos estándares de carga rápida.

Si lo que quieres es cargar el móvil lo más rápido posible lo mejor es enchufarlo directamente a una toma de corriente en la pared, de esta manera aprovecharás toda la potencia y cargarás tu teléfono mucho más rápido.

via GIPHY

Los teléfonos no se cargan a la misma velocidad

Las baterías no se cargan uniformemente de 0 a 100 cuando se utiliza la carga rápida, esto se hace para evitar que se dañe la batería y posteriormente se hinche. La carga rápida está pensada para darle un chute de energía en una situación de emergencia a un teléfono que está apunto de apagarse o le queda poca batería disponible, no para hacer una carga completa.

Normalmente obtendrás una carga rápida desde el 0 hasta el 80%, después la carga será normal hasta que llegue al 100%.

Ten en cuenta que las baterías cuantos menos ciclos completos de 0 a 100% hagan mejor, ya que de esta manera se degradan mucho más.

Por último, tenga en cuenta que tu teléfono no se cargará del 0% al 100% a la misma velocidad. El uso de uno de estos cargadores marcará una gran diferencia cuando se cargue entre el 0% y el 80% aproximadamente, pero después de eso, la batería se desacelerará y se cargará a la velocidad normal durante ese último trozo. Así que ten esto en cuenta a medida a la hora de cargar el teléfono: la carga rápida te ayudará a revivir un teléfono muerto rápidamente, pero no «llenará» tu teléfono en un tiempo récord.

Fuentes