Puede que llevemos muchos años conduciendo y nunca nos haya pasado nada, pero ¿Estamos preparados para las inclemencias del tiempo mientras conducimos?

Puede que durante el invierno las inclemencias del tiempo aumenten en número, pero la verdad es que la meteorología es caprichosa durante todo el año, por eso hay que estar preparado. Lluvias torrenciales, incendios, rayos, rachas de viento, etc. todas estas inclemencias conllevan sus riesgos y más aún si estamos dentro de un coche, un medio de transporte que utiliza la mayoría de la población para ir a trabajar o para hacer recados y en el cual solemos pasar muchas horas a lo largo del día.

Los fenómenos de la naturaleza no siempre avisan, además, muchas de estas inclemencias se ven incrementadas, endurecidas y con más duración debido al ya famoso cambio climático, por lo que conviene estar preparados para saber reaccionar con la mayor rapidez y seguridad posible.

Por ello a continuación hablaremos de algunas de esas situaciones a las que nos podemos enfrentar mientras estamos conduciendo, comenzamos:

Cómo actuar con el coche con fuertes rachas de viento

wind
Fuente: pixabay.com

Durante la temporada de invierno es habitual que ocurran situaciones de fuertes rachas de viento a lo largo y ancho del litoral de la península ibérica, las Islas Baleares y las Islas Canarias.

Hace menos de una semana la borrasca Helena dejó a 43 provincias en alerta por lluvia, nieve y mala mar. Además, la AEMET advirtió de un aviso especial de que las olas podrían superar los nueve metros de altura y de que las rachas de viento podrían ser huracanadas, es decir que podrían llegar a más de 120 kilómetros por hora.

Ante tales rachas de viento el control del vehículo puede ser realmente difícil, aquí van algunos consejos de cómo actuar si nos encontramos en esta situación.

Consejos

  • Cuanto más grande sea el vehículo que conducimos, mayor será el efecto del viento en nuestro vehículo. En este grupo podemos incluir SUV, furgonetas, todoterrenos, caravanas, coches con remolque, camiones, etc.
    .
  • Ante las embestidas del viento deberemos de reducir la velocidad y coger el volante firmemente con las dos manos. A menor velocidad el viento influenciara menos en nuestra trayectoria y podremos controlar mejor los balanceos del vehículo si ocurre alguno.
    .
  • Utiliza marchas cortas para tener más potencia de motor y poder usarla cuando más necesitamos. Las rachas de viento pueden balancear nuestro coche y esa potencia extra puede ser de gran utilidad.
    .
  • Es importante conducir nuestro vehículo sin realizar movimientos bruscos que puedan desestabilizar el vehículo. Las rachas de viento que golpearán nuestro vehículo harán las cosas suficientemente difíciles, por ello tenemos que estar completamente concentrados en la carretera y no perder nuestro objetivo, llegar sanos y salvos.
    .
  • Evita adelantar cualquier vehículo, sobretodo camiones. Los adelantamientos son acciones que se deben realizar con gran precisión o pueden acabar muy mal, por ello son una de las causas más frecuentes de accidentes en nuestras carreteras. Si a parte de su complejidad le añadimos el factor del viento, el riesgo se multiplica, al adelantar un vehículo esto nos puede hacer pantalla y al rebasarlo puede que la racha de viento sea tan fuerte que puede desestabilizar nuestro coche y causar un accidente. Por ello recomendamos que en el caso que el adelantamiento sea necesario, lo mejor es hacerlo a poca velocidad y con mucho cuidado.
    .
  • En el caso que sea posible, es mejor quedarse en casa, lo primero es la seguridad y con rachas de vientos huracanados de más de 120km/h, por mucho que apliquemos los consejos las probabilidades de que nos ocurra un percance son elevadas.

Cómo actuar con el coche ante un incendio

fire
Fuente: pixabay.com

Puede que sea una situación que ocurre en rara ocasión, pero aun así hay que tenerla presente, sobre todo si nuestros trayectos transcurren por una zona forestal o cerca de una zona boscosa. El viento y el fuego son muy traicioneros y en un visto y no visto podemos estar atrapados por las llamas sin saber qué hacer.

El pasado 25 de noviembre de 2018 se dio por controlado el incendio más devastador del estado de California, EEUU. Con 86 víctimas mortales, el incendio apodado ‘Camp Fire’ se ha convertido en uno de los incendios más mortíferos de los EEUU. La sequía, el viento, el miedo y la mala suerte hicieron de este incendio una trampa para los ciudadanos de Paradise. Su difícil acceso y el resto de factores hizo que literalmente 800 hectáreas ardieran de golpe.

Evidentemente no son situaciones habituales, pero lo serán, el cambio climático está favoreciendo estas situaciones y está en nuestras manos prevenir situaciones como la de California en nuestro país.

Hay que recordar que, dentro de los incendios que ocurren en nuestro país, muchos son fuegos descontrolados o provocados, y un porcentaje están provocados por colillas que se lanzan por la ventanilla. Una infracción grave que acarrea una multa y la pérdida de puntos, como también lo acarrear lanzar otros objetos por la ventanilla como cristales o latas, restos que además de ensuciar, ponen en grave riesgo nuestro hermoso paisaje.

Consejos

  • Mantener la calma y evitar el caos es crucial para no tomar decisiones precipitadas. Es importante tener agua en el coche para estar hidratados contra el humo y el calor de las llamas.
    .
  • Al detectar el incendio, escogeremos una vía libre por la que conducir, dirigiéndonos hacia un lugar libre de llamas, la dirección del viento nos puede guiar para elegir la mejor opción. Una vez fuera de peligro lo mejor es llamar a los servicios de emergencias (112) para que nos aconsejen en cómo debemos proceder y para que estén informados de nuestra situación y del estado del fuego.
    .
  • Mientras nos estemos alejando del fuego, enciende las luces de cruce o niebla (depende de la visibilidad) y también las de emergencia, de esta manera alertaremos al resto de conductores de nuestra posición.
    .
  • Si las circunstancias nos obligan a cruzar un incendio, asegúrate de que detrás del mismo hay una vía de escape, ya que si podríamos caer en una trampa mortal. Hay que vigilar hacia dónde nos dirigimos, las llamas suelen ir hacia zonas elevadas así que es mejor dirigirse sobre la misma altura o descender.
    .
  • Teniendo en cuenta que fuera del vehículo el ambiente estará repleto de humo y cenizas, es importante subir las ventanillas y mantener el sistema de ventilación apagado. Algunos vehículos, en este caso Tesla, incluyen un filtro para el aire contra todo tipo de inclemencias, incluso para ataques biológicos.
    .
  • Si las llamas se acercan a tu posición, abandona el vehículo en dirección contraria a la que sople el viento. Al huir es importante cubrirse las vías respiratorias con un pañuelo o trapo, a poder ser húmedo y evitar llevar encima material inflamable, como el plástico. Es recomendable que en la huida vayamos lo más agachado posible, de esta manera reducimos el humo entre en nuestras vías respiratorias. Si en la huida también podemos cubrir nuestro cuerpo con una manta, también húmeda a poder ser, estaremos un poco más seguros.
    .
  • Si el fuego te pilla cerca de un túnel, hay que recordar que son unos de los tramos más seguros que hay en la carretera. Sus salidas de emergencia y los puestos SOS para pedir ayuda permiten estar a salvo hasta que vengan los servicios de emergencia.
    .
  • Al conducir en esta situación, hay que reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad con el vehículo que tenemos delante para tener más margen de maniobra. En el caso que la situación empeore, lo mejor es parar el vehículo y seguir las instrucciones de los equipos de emergencias.

Cómo actuar con el coche ante una riada

riada
Fuente: Wikipedia – Daniel Capilla

Cuando la previsión del tiempo nos alerta de fuertes lluvias y tormentas, el sentido común nos indica que debemos quedarnos en casa. En el caso que no tengamos otra opción que coger nuestro vehículo, tendremos que estar con los ojos bien abiertos y estar atentos a la carretera ante cualquier indicio de riada.

Aunque parezca que estar dentro de un vehículo pesado como el coche es un lugar seguro, la verdad es que la naturaleza siempre tiene las de ganar.

Según informa la DGT, una riada con 40 centímetros de profundidad arrastraría a algunos vehículos, mientras que si la cifra se eleva a 60 cm la mayoría de vehículos sería arrastrados sin remedio. Así pues, no hay que intentar cruzarla porque el riesgo a asumir es demasiado grande.

Consejos

  • Conduce por vías principales como autopistas o autovías, evita carriles secundarios o caminos que se puedan inundar fácilmente.
    .
  • Si ves que el agua supera la altura de los bajos del vehículo, lo mejor es abandonar el vehículo y buscar un lugar seguro. A partir de ese momento, ya no tienes control sobre el vehículo, el coche empezará a deslizar sobre el agua y a continuación a ser arrastrado por la corriente.
    .
  • No peques de excesiva confianza, aunque conozcas la vía puede que debajo de esa agua haya un socavón, lodo o ramas, que inhabilitará nuestro vehículo, dificultando así nuestra salida.
    .
  • Si te encuentras en peligro y no ves un lugar seguro donde resguardarte, llama al 112 y los servicios de emergencias te atenderán.
    .
  • No esperes que el agua alcance la altura de la puerta, porque podría bloquearse y no podrás abrirla. Si el agua no ha llegado a la ventanilla, salir por ella es una buena opción. En el caso de que no se abriera, rompe la luna de la ventanilla con algún objeto punzante.
    .
  • Al salir del vehículo, es aconsejable hacerlo por el lado contrario a la corriente. De esta manera evitaremos el impacto de la corriente y podremos salir por nuestro pie. En el caso que la situación sea la misma en los dos lados, esperaremos en el techo del coche hasta el momento oportuno.
    .
  • En el caso que tengas que cruzar a nado por una zona totalmente inundada, siempre hay que nadar en la dirección de la corriente. Nunca se debe nadar a contra corriente, de esta manera podremos agarrarnos a un punto seguro como un árbol o cualquier otro sitio que nos permita salir de la corriente.
    .
  • Si el coche se ve rodeado por una riada muy fuerte, es mejor esperar a que el agua entre en el coche antes de abrir la puerta por el cambio de presión. Eso sí, es preferible salir por la ventanilla, así correremos menos riesgo.

Cómo actuar con el coche ante una tormenta

storm
Fuente: pixabay.com

Entre lluvia, viento y fuego, falta un elemento que no lo hemos mencionado, los rayos. Aunque los rayos no suelen ser tan problemáticos como el viento o el agua, sí que hay tomar las debidas precauciones si no queremos ser un blanco fácil.

Los rayos no suelen acabar en los coches debido a sus formas redondeadas. Los rayos se sienten más atraídos por elementos que sobresalen sobre el resto y están en altura, como árboles, antenas, torre de una iglesia, etc.

Aun así, un rayo también puede caer encima de nuestro coche, al fin y al cabo, los rayos se ven atraídos por elementos metálicos. Puede que parezca muy peligroso, pero la verdad es que, si tenemos las ventanillas bajadas, ese rayo recorrerá todo el coche hasta encontrar algún elemento sobresaliente por el que escapar, por ejemplo, el tubo de escape, sin causar daño.

Respecto al interior, los ocupantes quedarían ilesos si en ese preciso momento no estaban en contacto con nada metálico, que suele ser la norma general en todos los coches actuales, ya que todos los elementos suelen ser de plástico o tapizados.

Lo que sí es posible que pase, es que el sistema electrónico quede tocado y tengamos que llevar el coche a reparar. Hay que tener en cuenta que los coches de ahora cada vez son más tecnológicos y una corriente eléctrica tan potente como un rayo puede estropear muchos componentes.

Consejos

  • En el caso que la previsión meteorológica indique una tormenta eléctrica en nuestra zona, lo mejor será no salir de casa ni tampoco coger el coche.
    .
  • En caso que necesitemos coger el coche, conduciremos con las ventanillas bajadas, por zonas libres de árboles y reduciremos la velocidad.
    .
  • Si mientras estamos conduciendo vemos que la tormenta se está agravando, lo mejor será parar el vehículo en una zona alejada de tendidos eléctricos, vallas metálicas o balsas de agua.
    .
  • Evitar el contacto con objetos metálicos dentro del habitáculo del vehículo.
    .
  • Si el coche sufre una fuerte descarga eléctrica, esperaremos un poco antes de salir del vehículo y sobretodo no tocaremos la carrocería, es una superficie metálica y seguramente estará cargada con un campo eléctrico a causa del rayo.

Cómo actuar si el coche cae al agua

lake
Lago Powell en Arizona | Fuente: pixabay.com

No suele ocurrir, pero en caso de tener un accidente cerca de un pantano, río, lago o balsa de agua, puede que nuestro coche y con ellos los ocupantes, acaben dentro del agua. En este caso hay que ser rápido, si vemos que no hay posibilidad de evitar el desastre, lo que tendremos que hacer en esos segundos vitales es bajar las ventanillas y preparar el cuerpo para que al activarse el airbag no suframos daños.

Entre 5 y 10 metros de profundidad los tímpanos se rompen, aunque son lesiones recuperables. Pero, una persona normal no sobrevive a una profundidad de 18 metros

Consejos

  • Mantén la calma, respira despacio y aprovecha la capa de aire que se acumula en el techo del vehículo antes de salir de él.
    .
  • Aunque el coche esté dentro del agua, el circuito eléctrico todavía funciona durante unos minutos, por lo que puedes bajar las ventanillas automáticas y quitar el cierre centralizado para que se abran todas las puertas.
    .
  • Si las ventanillas no se abren, utiliza un objeto punzante o robusto para romper las ventanillas (el parabrisas es más difícil). En el caso de que no puedas, tendrás que esperar que entre un poco de agua en el vehículo antes de poder abrir la puerta para que se equilibre la presión, de la otra forma sería casi imposible.
    .
  • En el caso que en el coche vaya más de un ocupante, es importante tratar de abrir las puertas y salir a la vez, de esta manera el coche no será arrastrado por las corrientes con pasajeros dentro.
    .
  • Para salir con mayor facilidad del habitáculo deja atrás cualquier prenda que pueda entorpecer tu huida, chaqueta, bufanda, etc.
    .
  • Una vez salgas del habitáculo, dirígete hacia la superficie guiándote por las burbujas de aire.