El aceite de girasol tiene muchos beneficios, entre ellos, prevenir enfermedades y proteger las células del organismo. Además, si no es refinado, aporta a los alimentos un sabor especial con sus semillas.

La composición del aceite de girasol se basa en diferentes grasas. En primera posición tenemos el ácido linoleico – 59% (poliinsaturado omega 6), el ácido oleico – 30% (monoinsaturado omega 9), el ácido esteárico – 6% (saturado) y el ácido palmítico – 5% (saturado).

Valor nutricional

Calorías: 899 kcal

Grasas: 99,90 gramos

Sodio: 0 mg

Carbohidratos: 0 gramos

Fibra: 0 gramos

Azúcares: 0 gramos

Proteínas: 0 gramos

Contiene vitamina A y un buen aporte de vitamina E, aunque para aprovecharla esta se debe tomar en crudo.

1. Disminuye la retención de líquidos y la hipertensión

El aceite de girasol y sus semillas contienen altas dosis de potasio. Este mineral en altas dosis en nuestra dieta puede reducir el riesgo de hipertensión. Además, evita que los líquidos se acumulen, sobre todo en nuestras piernas y que se produzcan calambres.

2. Disminuye el colesterol y mejora la circulación

El aceite de girasol nos proporciona ácidos grasos poliinsaturados, de los cuales destaca el ácido linoleico (omega 6), que nos ayudan a reducir el colesterol y triglicéridos en sangre.

Además, este maravilloso aceite regula los procesos inflamatorios del cuerpo, evita las enfermedades coronarias, las afectaciones vasculares y reduce las varices que tanto nos disgusta ver en nuestro cuerpo.

Es importante recalcar que estas substancias el cuerpo no las puede crear por lo que su ingesta es obligatoria para un buen funcionamiento de nuestro organismo.

aceite de girasol
Imagen de silviarita en Pixabay

3. Mejorar la fertilidad

El aceite de girasol aporta zinc al organismo. Este mineral puede ayudar tanto a hombres como mujeres a ser más fértiles y lograr su objetivo. En el caso masculino, si este mineral se encuentra en abundancia, la producción de esperma es superior y de mejor calidad.

4. Beneficios para la piel

El consumo de aceite de girasol también afecta en nuestro aspecto. Este nos aportará vitaminas y antioxidantes que protegen la piel contra los rayos UV y le da un aspecto más juvenil.

Además, tiene propiedades antibacterianas, ayuda a retener la humedad de la piel, reduce la aparición del acné y contribuye a la formación de elastina y colágeno, atenuando las arrugas y las cicatrices al regenerar la piel.

Imagen de Mariolh en Pixabay

5. Mejora la creación de células

El aceite de girasol contiene una gran cantidad de ácido fólico, elemento esencial para promover la creación y fortalecimiento de las células. En el caso de una mujer embarazada se recomienda su uso para promover una buena formación y desarrollo del bebé durante el embarazo.

6. Pelo más sano con aceite de girasol

Si deseas cuidar tu cabello, en el aceite de girasol encontrarás un gran aliado. Debido a la vitamina E, el cobre y el zinc del aceite estimularemos el crecimiento del cabello.

Además, ayudaremos a la circulación sanguínea y el suministro de oxígeno al cuero cabelludo, las hebras crecen más rápido y más rápido. En caso de padecer caída de pelo el aceite ayudar a mitigar esta dolencia, también ayuda en caso de tener uñas débiles y quebradizas.

aceite de girasol
Imagen de StockSnap en Pixabay

7. Ayuda a tu sistema nervioso

El aceite de girasol puede ayudar de gran manera a las personas afectadas de estrés, ansiedad o insomnio. El consumo de ácidos grasos esenciales como el omega 6 permite mejorar el funcionamiento de su sistema nervioso.

Además, este aceite tiene otros efectos positivos en nuestro sistema nervioso como puede ser retrasar las apariciones de enfermedad neurodegenerativas como la esclerosis múltiple o Alzheimer. En el caso de comer pipas de girasol incluiremos en nuestro organismo magnesio y vitaminas que evitan la pérdida de memoria.

8. Huesos más fuertes y sanos

El aceite de girasol es muy aconsejable para personas mayores y gente que padece de osteoporosis. Su alto contenido en magnesio y cobre, elementos que forman parte de nuestros huesos, permiten mantener los huesos en buena salud y evitar roturas en caso de una caída.

Además, su contenido en Vitamina E calma el dolor causado por la artritis y mejora la estructura de nuestros huesos.

aceite de girasol
Imagen de 5132824 en Pixabay

9. Propiedades antiinflamatorias

Si padecemos los síntomas y los dolores de las articulaciones y los huesos el aceite de girasol nos vendrá genial. Sus vitaminas y antioxidantes son un potente antiinflamatorio que también reducirá las erupciones en la piel, el asma y las úlceras en el estómago.

10. Propiedades antioxidantes

Cuando consumimos aceite de girasol en su vertiente no refinada y en crudo, como por ejemplo en ensaladas, su alto contenido en vitamina E protege al organismo contra los radicales libres, al tiempo que también ayuda a prevenir contra el cáncer y otras enfermedades degenerativas.

Además se recomienda para reducir enfermedades coronarias y circulatorias tales como infartos o anginas de pecho.