Dejar que los bebés anden descalzos se ha relegado a algo residual (siendo incluso mal visto), o al menos eso intentan las marcas de ropa infantil que nos recomiendan comprar calzado para bebes. Si en cierta manera los bebés solo gatean y no pueden caminar, no tiene sentido comprar este tipo de productos, además, puede llegar a ser perjudicial para su desarrollo cognitivo.

¿Por qué puede ser negativo?

Como habrás notado, los niños están deseando quitarse los zapatos y poder andar descalzos una vez que entran por la puerta de casa. Esto sucede continuamente y la explicación es sencilla: el calzado les molesta y les priva de libertad.

No debemos reprimir la sensibilidad táctil de los pies calzándoles, pues informan del mundo exterior, transmitiendo sensaciones de temperatura, texturas, etc., que favorecen el desarrollo psicomotor del niño.

Los zapatos proporcionan las condiciones perfectas para que los hongos y las bacterias florezcan: son cálidos, húmedos y oscuros

Dejar que los niños anden descalzos por casa tiene beneficios

Al igual que remojar los pies en el agua de mar es saludable, caminar sobre la arena de la playa con los pies descalzos es beneficioso para nuestro cuerpo. Tales son sus beneficios que a continuación os vamos a mostrar algunas de las razones por las cuales es bueno dejar que los bebés anden descalzos por casa. ¡Zapatos fuera y a caminar!

1. Descubre su entorno

Caminar sin zapatos ayuda a los bebés a informarse del mundo exterior, tocan con ellos todo lo que tiene a su alcance, los manipula con sus manos y después se los lleva a la boca.

Cuando los bebés anden descalzos, los niños desarrollarán fuerza muscular, orientación espacial, equilibrio y coordinación.

2. Creciendo con pies sanos

La gente que suele descalzarse los pies también los tiene más sanos que los que usan zapatos con frecuencia. Un calzado apretado pellizca los dedos de sus pequeños pies y puede afectar también la piel, además de causar infecciones dolorosas.

Hay que tener en cuenta que el calzado proporciona las condiciones ideales para que los hongos y las bacterias se desarrollen: son cálidos, húmedos y oscuros.

3. Desarrolla el sistema nervioso

Que los bebés anden descalzos estimula el sistema de nervios y venas localizadas en el pie, mejorando así el sistema nervioso de nuestro cuerpo.

En caso de que haga frío en casa y no quieras que tus hijos resfrien caminando descalzos lo recomendable es poner calcetines en vez de zapatillas.

chanclas
No es recomendable utilizar chanclas cuando los niños son pequeños | Fuente: Imagen de Praktikant1234 en Pixabay

4. Pies más fuertes

Cuando un niño camina o corre con calzado, sus pies están protegidos del exterior. Pero cuando van sin zapatos, todo está expuesto, ya sea huesos, piel, músculos, tendones y ligamentos.

Ir descalzo desarrolla estas áreas que suelen estar protegidas, dando, así como resultado unos pies más fuertes en general.

5. Aprendiendo a caminar

Los zapatos pueden ser perjudiciales a la hora de que los bebés aprendan a caminar por sí solos. Los zapatos distorsionan la manera natural de caminar, debido a sus suelas acolchadas, lo más seguro es que el bebé golpee los talones en el suelo en vez de caminar naturalmente. Además, los zapatos tienen una puntera que provoca que levanten los talones del suelo.

Cualquier asistencia artificial que le pongamos en el pie, afectará en la forma que se desarrolla el pie; provocando que se debiliten músculos esenciales para caminar o correr. Por el contrario, caminar descalzos representan muchas ventajas para sus primeros meses, y caminar correctamente es muy importante.

6. Adquiere un mejor equilibrio

Que los bebés anden descalzos les ayuda a desarrollar una postura correcta y a aumentar el equilibrio. De hecho, los expertos han descubierto que los niños pequeños mantienen la cabeza en alto cuando caminan descalzos.

Esta mejora de la postura también desarrolla, fortalece y promueve la agilidad de los tobillos, pies, piernas, rodillas, isquiotibiales y músculos de los glúteos.

Todo esto se debe a que al estar descalzos los niños pueden sentir con exactitud los detalles del suelo mientras caminan, ajustando así sus movimientos dependiendo la superficie.

7. Desarrolla lo sentidos

Con calcetines o zapatos, un bebé siente lo mismo en todas las superficies que pisa. Pero al andar descalzo, tanto si pisa una superficie fría y dura como una baldosa, la arena pegajosa de la playa o la fresca hierba del campo la sensación será diferente.

Cada nueva superficie proporciona al bebé nuevas sensaciones que le harán desarrollar un aprendizaje del entorno.

8. Mejora la conciencia y la armonía del cuerpo

Que los bebés anden descalzos permite desarrollar un conjunto de habilidades que a su temprana edad es importante aprenderlas, algunas de ellas son fuerza muscular, coordinación, equilibrio y orientación espacial.

niños jugando
Niños jugando | Fuente: pxhere.com

Beneficios de andar descalzos después de la infancia

Estos beneficios que se obtienen al andar descalzo, no son exclusivos de los bebés, los adultos también se benefician de ellos. Siempre que tengamos un rato al día y un lugar donde la seguridad, higiene y temperatura lo permitan, deberíamos descalzarnos y caminar descalzos.

Al caminar descalzos estimularemos músculos del pie que anteriormente quedaban atrofiados o anulados debido al uso continuado de calzado. También evitaremos roces, presiones, sudor y calor excesivo que puede ocurrir al llevar calzado.

Si somos de los que trabajamos todo el día sentados, una buena forma de liberar estrés y fortalecer el sistema nervioso es andar descalzo un rato por casa. Esto se debe a que al caminar descalzos reduciremos o eliminaremos las tensiones en los músculos de los pies, mejorando así la circulación sanguínea.

¿Cuándo es el momento adecuado para calzar a nuestro bebé?

Según los expertos, el propio cuerpo da las pistas necesarias para saber en qué momento es ideal calzar a los bebés. Al nacer, los bebés suelen tener una base del pie plana y gordita, pero conforme el tiempo pasa, esa base plana se transforma en un arco plantar o puente del pie. Es a partir de ese momento, o un poco más tarde, alrededor de los 18 meses, que, según los expertos, se recomienda calzar a los niños.

¿Qué tipo de calzado debemos escoger?

La Asociación Española de Pediatría recomienda seguir estas pautas a la hora de comprar calzado para nuestros niños pequeños:

1. Materiales naturales y transpirables

A ser posible, se recomienda comprar calzado con materiales naturales, como la piel o el cuero, para la correcta transpiración del pie.

2. Velcro antes que cordones

Si se puede elegir, mejor velcro por la facilidad que otorga a la hora de quitar o poner el zapato.

3. Evitar comprar calzado que no sujete bien el pie

Evitaremos calzado del tipo chanclas, crocs, zuecos o calzado que no van bien sujetos en el pie y generan una sensación de inseguridad en el niño, el cual le obliga a realizar un trabajo extra para mantener el calzado en su sitio.

4. Calzado cómodo en su interior y de punta redondeada

El zapato debe tener espacio suficiente en su interior para que los dedos puedan moverse por libertad sin estar apretados. Esto se consigue con una punta del zapato con forma redondeada.

descalzo
Si las condiciones lo permiten, es bueno dejar que los bebés anden descalzos | Fuente: pxhere.com

5. No comprar calzado con demasiado margen

Ante el crecimiento del niño hay que estar atento a su talla del pie y al calzado que lleva puesto. Se estima que cada dos meses el tamaño del pie aumenta una talla del pie. Aun así, no debemos comprar un calzado demasiado grande para que le valga más tiempo, ya que al utilizarlos sería incómodo y perjudicial.

6. Suela flexible y antideslizante

Queremos proteger al niño, pero tampoco podemos proporcionar un calzado que le moleste o le prive de libertad de movimientos, por eso elegiremos un calzado con una suela antideslizante de entre 3 y 5 milímetros. Respecto a la flexibilidad deberemos comprobarlo con nuestras manos, si podemos doblar la suela, es lo suficientemente flexible para proporcionarle la libertad de movimiento que necesita para caminar.

7. Las articulaciones del pie deben quedar libres

Comprar un calzado que sujete de forma restrictiva el pie en vez de ayudar al niño, le afecta negativamente. El calzado no debe aprisionar el pie restándole libertad de movimientos, ya sea la parte delantera como la trasera, el contrafuerte que va pegado al talón, esta debe aportar sujeción, pero no ser demasiado rígido.