Es Navidad y son fechas señaladas, hay que pensar en que haremos de comer, qué regalos comprar, cómo decoramos la casa, etc. y por regla general, el consumo se dispara. No nos damos cuenta, pero este consumismo no es bueno ni medioambientalmente ni socialmente, por eso hoy vamos a dar unos consejos para celebrar una navidad más ecológica y que de bien seguro repetiremos.

Fuente: Pixabay

1. Árbol de Navidad ¿Cuál escoger?

¿Qué sería de la decoración navideña sin el árbol de navidad? Es una parte esencial del espíritu navideño dentro del hogar, además, gran parte de la decoración se pone sobre el árbol para que luzca de maravilla el día de Navidad, un día clave donde debajo de él es donde van los regalos de navidad.

Aun así, aunque sea importante, siempre se pueden hacer pequeñas modificaciones, por ejemplo, ¿De verdad necesitamos un árbol natural para decorar nuestro hogar? A parte de lo que tarda en crecer un árbol hasta el tamaño deseado (entre 3 y 5 años), es que muchas veces ese árbol termina en la basura o quemado, generando más contaminación.

árbol de navidad
Árboles de Navidad a la venta | Fuente: publicdomainpictures.net

Nuestra recomendación es que, si quieres optar por un abeto natural, optes por uno que se pueda trasplantar después de la Navidad, en caso contrario siempre puedes llevarlo a una planta especializada donde lo trituraran y harán compost.

Recientemente hay empresas incluso que te permiten alquilar un abeto para Navidad y después lo devuelves, lo que es una muy buena opción a tener en cuenta.

Si por el otro lado optas por un árbol artificial (a poder ser ecológico), tendrás un árbol reluciente que te durará muchos años, ayudaras al medioambiente y además ahorrarás dinero ¡Son todo ventajas!

2. Luces de Navidad

Otro elemento importante de la decoración en Navidad son las luces de Navidad. Acostumbramos sobre todo a adornar nuestro árboles con estas luces que brillan y brillan todo el día, ¿Que podemos hacer para ser más sostenibles? Fácil, lo primero es comprar luces de Navidad que sean LED, esto nos permitirá obtener la misma iluminación, pero ahorrar en consumo energético. Otro consejo es el de apagar las luces cuando nos vamos a dormir, no hace falta dejar las luces encendidas todo día, menos en Nochebuena, no queremos que Papá Noel no vea nuestra fascinante decoración Navideña ;).

En el caso que tengamos iluminado el exterior de nuestra casa, dejarlo encendido solo cuando estéis durmiendo, así seréis la envidia de vuestros vecinos :).

christmas lights
Luces de Navidad | Fuente: torange.biz

3. Envoltorios originales

Has comprado un regalo y ahora toca envolverlo con mucho mimo; podemos ir a nuestra papelería de confianza y como de costumbre, comprar una bolsa resultona, un rollo de papel de regalo, unos lazos y un poco de purpurina para decorarlo, pero, ¿Y si queremos hacer algo más original?

Si queremos ser los más originales a la hora de envolver un regalo y aparte, colaborar con el medioambiente, optaremos por crear nuestras bolsas, papel de regalo y lazos con papel de periódico, hojas de revistas, envoltorios de paquetes de galletas, chocolates, etc. Incluso si eres un gran dibujante puedes decorar papel reciclado para que el regalo sea aún más personal ¡Da rienda suelta a tu imaginación!

Un lazo por aqui, un lazo por allá… | via GIPHY

4. Evita el usar y tirar

En la cena de Navidad queremos que todo esté perfecto, comida de la mejor calidad, todo bien colocado, queremos que nuestros invitados se encuentren como en casa durante toda la velada. Después de que termine la velada, viene unas de las cosas más tediosas de la cena de Navidad, recoger y limpiar todo, algo que algunas veces es una tarea titánica, muchas familias lo solucionan poniendo en la mesa platos, vasos u otros utensilios desechables, pero eso es muy perjudicial para el medioambiente.

Si todos ayudamos al finalizar la cena podemos limpiar todos los utensilios que se hayan utilizado durante la cena en poco tiempo y así hacerle un gran favor a la naturaleza.

Hay que tener en cuenta que cada vez más vemos noticias que estamos inundados de plástico y que como no hagamos algo para remediarlo tendremos más plástico que peces en el mar para 2050. Es muy importante aportar nuestro granito de arena en esta tarea.

5. Regalos originales

Cuando se trata de regalar algo casi siempre optamos por algo material, ya sea ropa, accesorios, juguetes, videojuegos, electrónica o simplemente dinero. ¿Y si optamos por algo más personal y menos material?

Tanto si conocemos en profundidad los gustos de la persona como si no, encontraremos multitud de regalos que le encantarán. Por ejemplo, un curso de cocina o de pintura, un fin de semana en la montaña, una cena en un restaurante de lujo, una visita a unas aguas termales, una entrada de un concierto para su banda favorita, etc.

¿Que sera? | via GIPHY

6. Un belén sostenible

Puede que ya no esté tan de moda porque la gente va dejando cada vez más de lado el tema de la religión, pero el belén sigue siendo unas de las piezas importantes de la Navidad. ¿Quién no tiene en casa la típica caja de zapatos repleta de las figuritas del belén? Esas figuritas con tal de ser lo más ecológicas posible, se tendrían que guardar año tras año, utilizar las figuritas que nos regalan las revistas incentivan que las usemos y las tiremos al acabar la festividad y no debemos caer en esa trampa.

Respecto a la decoración, tradicionalmente se hacía con musgo, pero su recolección está prohibida en muchos países, incluido España, ya que el musgo realiza una tarea muy importante en la naturaleza, reteniendo la humedad de los ecosistemas y actuando como un regulador.

Si comenzáramos a extraer musgo para nuestros pesebres, los suelos se erosionarían, lo cual provocaría consecuencias para el paisaje y su biodiversidad.

Por eso debemos optar por una decoración mucho más sostenible de nuestro portal de belén. Una de ellas es por ejemplo comprar musgo artificial o natural procedente de plantaciones controladas. Si quieres probar con algo diferente siempre puedes elegir césped de corte bajo o aserrín pintado de verde.

7. Comida ecológica y de Km 0

A la hora de realizar la deliciosa comida de Navidad, recuerda evitar alimentos que estén precocinados, así comerás más sano y evitarás tirar a la basura todos esos envases.

Con tal de elegir los alimentos más sabrosos es buena idea recurrir a los mercados ecológicos para elegir con nuestras propias manos nuestro menú festivo.

Si queremos ser aún más sostenible deberíamos optar también por productos autóctonos de la zona y Km 0 ¡Con estos consejos seguro que podrás realizar una cena de Navidad de rechupete!

Fuente: Pxhere

8. Dar a un objeto usado una nueva vida

En caso de que optemos por regalar algo material a una persona, se puede optar por comprar algo de segunda mano en buen estado. Puede parecer un poco cutre, pero seamos realistas, que sea de segunda mano no quiere decir que esté destrozado, el mercado de segunda mano es enorme y hay ofertas muy interesantes que podemos tener en cuenta para nuestro regalo.

Al comprar algo de segunda mano hay que cerciorarse de que ese objeto en cuestión funciona correctamente, para ello hablaremos con la persona que nos lo vende para que nos diga el estado actual del producto, porque lo vende y si todavía está en garantía.

Una vez adquirido lo probaremos personalmente para asegurarnos de que funciona correctamente antes de regalárselo a su nuevo dueño.

9. A la luz de las velas

Si somos de los que nos gustan iluminar nuestra vivienda con velas deberíamos evitar las velas de parafina (un derivado del petróleo) y optar por velas hechas con cera de abejas, soja o cera vegetal.

Si escogemos la cera de las abejas observaremos que al encenderlas obtendremos un dulce aroma que perfumará todo el hogar durante la noche.

Las velas crean un ambiente especial | via GIPHY

10. Regala algo hecho a mano

Para promover la ecología, el amor con el que has hecho el objeto y toda tu dedicación, que mejor regalo que dar algo que has hecho con tus propias manos, estarás dando algo creado especialmente para esa persona.

Los objetos pueden ser útiles, prácticos o simplemente artísticos, todos ellos se pueden realizar con material reciclado como telas u otros objetos que ya no utilices.

En el caso que se te bien la repostería, puedes optar por realizar un pastel, unas galletas con formas navideñas, magdalenas o el postre preferido de esa persona dándole tu toque personal.

¡Estas galletas tienen una pinta deliciosa! | via GIPHY

Si no te ves con la suficiente habilidad o con el tiempo necesario para hacerlo, otra opción es comprar productos hechos a mano a través de artesano locales de tu zona. Algunos de ellos pueden ser jabones, joyería u otros utensilios para el hogar. A parte de contribuir al medio ambiente también estarás haciendo una gran labor en apoyar la economía local.