Hablábamos en nuestro anterior artículo sobres si las aguas con sabor eran saludables o no. La conclusión fue que sus ingredientes no la hacían saludable como tal, tenían aditivos artificiales y una cantidad para nada recomendable de azúcar, por eso no recomendamos beber este tipo de bebidas para hidratarnos en nuestro día a día.

Aunque esa resolución no quita que nosotros podamos hacer una deliciosa agua de sabores “hecha en casa”, saludable, bien fresquita y para toda la familia. Y es que su proceso es bastante sencillo, debemos infusionar con agua fría, las hierbas, frutas u hortalizas que queramos utilizar para darle sabor a nuestra deliciosa agua durante un tiempo y a disfrutar.

De esta manera obtendremos un agua con las mismas calorías que la normal (0 calorías) y con el sabor de los ingredientes que hayamos introducido. Sobre cómo se deben cortar los ingredientes que queremos añadir no hay mucho misterio, si hay más superficie con “sabor” tocando el agua, pues más sabor absorberá, además no pasa nada, si no sale como queremos, lo volvemos a repetir y ya esta. Solo estamos trabajando con agua y productos cotidianos, ademas, la cocina todo es experimentar y probar cosas nuevas.

Al final y al cabo, estas aguas con sabor se pueden hacer con cualquier cosa que tengamos por casa (casi, todo, no metáis una hamburguesa tampoco que os veo venir). Por ejemplo, acabamos de comernos una manzana y la hemos pelado, pues en vez de tirar la piel a la basura podemos echarla dentro de una jarra de agua fría para que coja sabor.

aguas con sabor
Imagen de itay verchik en Pixabay

Este método lo podemos aplicar con todo, si sobra unos trozos de zanahoria, pues también, algo de perejil, también, todo vale, eso sí, antes de echarlo al agua hay que tener cuidado de lavarlo todo correctamente.

Normalmente se recomienda que los trozos sean grandes para que después de infusionar se puedan retirar fácilmente. A nadie le gusta encontrarse con un trozo de zanahoria en medio de nuestro vaso de agua cuando tenemos sed.

En el caso que los trozos sean más pequeños y nos cueste retirarlos, utilizaremos un colador para hacerlo más rápido y fácil. Ahora viene la pregunta del millón, ¿Cuánto tiempo debemos dejarlo infusionar? Pues para infusionar correctamente unas 10 horas será más que suficiente para que nuestra agua con sabor coja el sabor de los ingredientes. Si lo dejamos más tiempo se recomienda retirar los ingredientes y dejar solo el líquido hasta que los lo vayamos a beber, ya que se pueden estropear.

Al retirar los ingredientes, en el caso que queramos comernos alguno de ellos, hay que tener en cuenta que no todos estarán en las mejores condiciones. Algunos estarán blanditos de tanto tiempo en el agua y otros estarán como nuevos, eso ya lo dejamos a vuestro criterio si preferís probarlo o desecharlos a la basura.

Las 10 aguas con sabor

Ahora sí, vamos con las “recetas”, en este caso las cantidades que vamos a mencionar serán para jarras de 1,5 litros de agua. Si queréis conseguir un sabor más concentrado podéis echar menos agua o agitar durante el proceso de infusionado:

1. Zanahoria, pepino y cilantro

Con estos tres ingredientes empezamos con la zanahoria, la podemos rallar o cortar finas tiras. Añadimos después unas rodajas de pepino o pelamos unas tiras de piel de pepino y añadimos un par de ramas de cilantro. Como añadido a esta refrescante puedes añadirle algo de cardamomo que tengas por casa, se recomienda aplastar un poco las vainas con un mortero, con el culo de un vaso o similar.

2. Mango, lima y albahaca

Necesitamos la piel de medio mango, media lima cortada en rodajas finas y una rama de albahaca (podemos echarla con hojas). Entre sus beneficios podemos destacar el de la lima, que se encargará de reforzar tu sistema inmunológico y eliminar toxinas.

3. Kiwi, manzana y coco

Necesitamos medio kiwi y media manzana en rodajas finas, hecho esto toca echar un puñado de escamas de coco para darle un saborcito delicioso. El coco tiene efectos desintoxicantes y te ayudará a regular la digestión. Una de las aguas con sabor más saludables.

4. Pepino, limón y lavanda

La mitad de un pepino a tiras o en rodajas bien finas, medio limón en rodajas y una cucharada sopera de flores de lavanda secas, lo dejamos reposar y a disfrutar con nuestros amigos de esta espectacular agua.

5. Pomelo y romero

Si habéis leído bien, pomelo y romero. El romero ya lo tendréis más a mano, pero el pomelo no es algo que estemos acostumbrados a usarlo mucho, así que hoy es uno de esos días mágicos. Necesitamos medio pomelo en rodajas y una rama de romero fresco, la explosión de sabor después de dejarlos infusionar os encantará.

6. Sandía, albahaca y zumo de naranja

Para este brebaje solo necesitaremos dos rodajas pequeñas de sandía cortada a dados, un manojo de albahaca bien fresquita y media cucharada de zumo de una naranja, espectacular. La sandía nos aportará numerosos beneficios para nuestro cuerpo, si solemos hacer deporte de sol a sol este verano aún nos será de más utilidad, ya que reducirá nuestro dolor muscular, nos dará energía y disminuirá nuestro ritmo cardíaco.

7. Fresa, pepino, limón y menta

Vamos con la siguiente bebida deliciosa, trocea un par de fresas en trozos pequeños, mézclalo con cuatro rodajas de pepino y dos rodajas de limón bien finas y añadimos dos hojas de menta bien cortadas. Las propiedades de la menta te aliviaran del estrés del día, el limón te dará un extra de vitalidad, el pepino y la fresa fomentarán esa sensación de frescor que viene genial para el veranito, además de aportar sabor.

8. Frambuesas, moras y limón

Si eres unos de los amantes de los frutos rojos, esta agua te encantará. En este caso vas a necesitar media taza de deliciosas frambuesas y media taza de moras recién lavadas partidas por la mitad y medio limón cortada en rodajas finas. Las frambuesas son ricas en vitamina C y nos irán perfectas para lucir una piel perfecta este veranito.

9. Manzana y canela

Seguro que has visto esta combinación de sabores infinidad de veces. Tanto en yogures, helados, como en sobres de te, etc. y es que esta combinación es totalmente ganadora en cualquier ámbito, y en aguas con sabor no sería diferente. Comenzamos cortando una manzana en rodajas finas y utilizamos dos palitos de canela para mezclarlos juntos en el agua. Está fórmula es muy similar a la del agua con limón, ya que ambas aceleran el metabolismo, ideal si nuestro objetivo es bajar de peso.

10. Piña y pepino

Necesitarás un pepino cortado en finas rodajas y un par de rodajas de piña cortadas en trozos pequeños, todo eso lo mezclaremos con una jarra de 1,5 litros de agua bien fría. De esta agua podemos obtener multitud de beneficios: la piña mejorar la circulación, facilitar el drenaje y evita la retención de líquidos. El pepino aporta ese frescor a la bebida y fomenta la circulación.